Eguzki de Ondarroa censura que delitos ecológicos como la pesca ilegal de marrajo 'salen baratos'

Marrajos sardineros capturados por el 'Tonino Segundo'. / E. C.
Marrajos sardineros capturados por el 'Tonino Segundo'. / E. C.

La agrupación, que impulsó la denuncia en 2018 contra el 'Tonino Segundo' por capturar marrajos, considera positivo condenar este tipo de actuaciones

MIRARI ARTIMEONDARROA.

El colectivo Eguzki de Ondarroa lamenta que delitos ecológicos como la pesca ilegal de especies protegistas «salen baratos». De esta manera sale al paso de reciente sentencia dictada contra el armador y el patrón del 'Tonino Segundo' por un delito contra el medio ambiente en su modalidad de pesca y tráfico por imprudencia grave de una veintena de ejemplares de marrajo sardinero (Lamna nasus), especie que se encuentra en peligro de extinción.

Un Juzgado de Gernika-Lumo ha condenado a los encausados al pago de una multa de 600 euros a cada uno, así como a tres meses y diez días de inhabilitación para el ejercicio del derecho de cazar y pescar. «Al final, 1.200 euros en total o 60 euros por cada ejemplar de marrajo sardinero capturado», señalaron. «No parece una cantidad muy disuasoria», recalcaron.

Impunidad

Como entidad que ha impulsado la denuncia, el colectivo ecologista considera «realmente importante sentenciar y condenar hechos de ese tipo». De hecho, a su juicio, el decomiso practicado en abril de 2018, por la Inspección Pesquera del Estado «confirmó algo que no sólo organizaciones como Eguzki habían denunciado sino que era poco menos que 'vox pópuli' que en Ondarroa era corriente la captura ilegal de tiburones».

«Desde luego, ni el número de los ejemplares localizados -que no era ni uno ni dos, sino veinte-, ni el volumen de las tintoreras declarado -un 29,7% menos al alterar datos en el diario electrónico de a bordo para entorpecer la labor inspectora- permiten pensar que se tratara de algo casual o puntual, sino que se trataba de una práctica habitual, amparada en la impunidad», subrayaron desde el grupo ecologista.