Educación recolocará en 12 barracones a los alumnos de Berriatua para ampliar la escuela

La falta de espacio afecta de lleno a la agenda escolar del colegio público de Berriatua. / MAIKA SALGUERO
La falta de espacio afecta de lleno a la agenda escolar del colegio público de Berriatua. / MAIKA SALGUERO

Los más pequeños pasarán a unos locales de la calle Aransolo, mientras que el servicio de comedor se ofrecerá en el frontón municipal

MIRARI ARTIME BERRIATUA.

La comunidad educativa de Berriatua -alumnos, padres, profesores y personal no docente- y el Ayuntamiento han comenzado a preparar el dispositivo necesario para que el próximo curso escolar se desarrolle con total normalidad mientras el departamento de Educación del Gobierno vasco acomete la ampliación de la escuela pública. Tras años de reiteradas demandas, el Ejecutivo autónomo planea solucionar de manera definitiva los serios problemas a los que tienen que hacer frente en las actuales dependencias.

De hecho, la falta de espacio afecta de lleno a la agenda escolar e incluso la convivencia diaria de los chavales. El inmueble carece de biblioteca, sala de informática y música y la falta de sitio obliga a celebrar los espectáculos sin poder salir de las propias aulas. «Si queremos ofrecer una charla o algún tipo de taller tiene que ser al terminar las clases, porque no tenemos sitio para ello», denunciaron desde el centro.

La sala de psicomotricidad apenas alcanza la mitad del espacio exigido para ese tipo de actividades, al igual que las dependencias que comparte el profesorado -una veintena de personas-. Los alumnos se ven obligados, además, a acudir a turnos al comedor para garantizar el cumplimiento de los ratios mínimos exigidos por la normativa vigente.

Para solventar esta delicada situación, está prevista la puesta en marcha de las obras de ampliación que obligarán a desalojar las actuales instalaciones. Como alternativa, los cerca de 120 chavales que cursan hasta sexto de Primaria acudirán a clase en la docena de barracones que Educación habilitará con todos sus equipamientos en la plaza Elexalde, frente a la Casa Consistorial. El servicio de comedor se ofrecerá en las dependencias del frontón municipal y los más pequeños de la Haurreskola cambiarán de ubicación. Pasarán a las dependencias que el propio Ayuntamiento -responsable de esa prestación- adecentará en los locales de la calle Aransolo que en la actualidad albergan la oficina de a Correos, además de un pequeño almacén municipal.

Provisional

«Es una situación temporal y confíamos en que todo salga bien, que los chavales se adapten y no influya en el desarrollo normal del curso», indicaron varios padres. Otra de las consecuencias que provocará la recolocación de los niños más pequeños será, a su vez, la reordenación del uso de los locales municipales. Para conocer las necesidades y propuestas de la ciudadanía, el equipo de Gobierno ha llevado a cabo un proceso de participación del que ha salido un plan que marcará las futuras líneas de actuación.

«Otro de los proyectos que nos permitirá reorganizar los servicios es la construcción del nuevo almacén junto al frontón», señaló el alcalde, Jon Arriola. De hecho, «cuando la haurreskola vuelva a recubicarse, ese espacio albergará la ludoteca», indicó. «El actual servicio de Correos, por su parte, pasará al interior del Ayuntamiento donde ahora está el almacén municipal, que a su vez se trasladará a las nuevas depedencias construidas junto al frontón, que en su parte de abajo harán las veces de 'soinketa gela'», añadió el máximo mandatario berritxuarra.