Los daños ocasionados por el temporal obligan al cierre del frontón de Lekeitio

Bomberos trabajan en el tejado del frontón de Lekeitio. / L. U.
Bomberos trabajan en el tejado del frontón de Lekeitio. / L. U.

Los técnicos realizaron ayer las primeras evaluaciones del estado de la cubierta tras desprenderse varias placas

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

La alerta amarilla por los fuertes vientos generador por la borrasca 'Helena' ha pasado factura el fin de semana en Lekeitio. En concreto, los bomberos se vieron obligados a intervenir el sábado a la mañana en el frontón de la localidad donde varias placas de la cubierta salieron literalmente volando.

En un primer momento, razones de seguridad obligaron a cerrar tanto el polideportivo como el acceso por la avenida Pascual Abaroa hasta las inmediaciones de las instalaciones deportivas. La situación se complicó aún más a media mañana cuando las fuertes rachas levantaron diversas tejas de la ermita de San Juan, situado en la parte superior del rompeolas. Para evitar posibles accidentes, también acordonaron la zona y prohibieron el paso.

Tras desactivarse las alertas, la situación cobró poco a poco la normalidad y en la jornada de ayer los usuarios pudieron disponer de los equipamientos deportivos. No obstante, el frontón permanecerá cerrado hasta que se concrete el plan de trabajo.

«Han estado trabajando en el lugar los técnicos que son los que valorarán el estado en el que se encuentra el tejado, el coste económico y las acciones para su reparación. Mientras tanto, el equipamiento seguirá cerrado», detallaron portavoces municipales. «En cuanto se produzca alguna variación, se comunicará a los usuarios», añadieron las mismas fuentes.