El curso escolar arranca en Berriatua sin el traslado a los doce barracones

La actuación obligará a reubicar a un total de 120 alumnos. /  MAIKA SALGUERO
La actuación obligará a reubicar a un total de 120 alumnos. / MAIKA SALGUERO

Educación dará a conocer está semana los plazos para la reubicación del alumnado en la plaza por las obras de ampliación de la escuela pública

MIRARI ARTIMEBERRIATUA.

La comunidad educativa de Berriatua regresa hoy a clase a la espera de conocer los plazos que establecerá el Gobierno vasco para ejecutar el proyecto de ampliación de la escuela pública. Responsables del Ejecutivo autónomo tienen previsto reunirse a lo largo de esta semana con las personas afectadas por los trabajos para detallarles el plan de obra. Las tareas se prolongarán durante un periodo de 41 semanas y exigirán un desembolso económico cercano a los 2,1 millones de euros.

«El concurso ha recibido siete propuestas diferentes, pero la ejecución del proyecto ha sido adjudicada a construcciones Murias», detallaron desde el departamento de Educación del Gobierno vasco, que se encargará de asumir el coste total de la intervención programada en la localidad.

El plan tiene como principal objetivo resolver los serios problemas a los que tienen que hacer frente en las dependencias que cuentan en la actualidad y que afectan de lleno a la actividad académica diaria.

Para resolver la situación y cubrir una demanda reiterada durante muchos años por padres, profesores, alumnos y Ayuntamiento, está previsto acometer una rehabilitación integral de las actuales instalaciones.

Cambio radical

Su intervención obligará a reubicar a los cerca de 120 chavales que cursan hasta sexto de Primaria. Como solución temporal, acudirán a clase en la docena de barracones que Educación habilitará con todos sus equipamientos en la plaza Elexalde, frente a la Casa Consistorial.

El servicio de comedor, por su parte, se ofrecerá en el frontón municipal, mientras que los de la haurreskola pasarán a las dependencias que el Ayuntamiento -responsable de este servicio- dispone en la que hasta ahora ha sido la oficina de Correos, que a su vez pasará al interior del ayuntamiento.

Las líneas de actuación marcadas en el proyecto de ampliación contemplan dar un cambio radical al edificio construido en 1989 para media docena de unidades de EGB. Así, además de cubrir la falta de espacio actual con ocho nuevas aulas, la reforma tendrá como objetivos cumplir con los estándares de accesibilidad, modernizar las instalaciones que han quedado obsoletas y garantizar la eficiencia energética del inmueble.