LA CLAVE

Cuatro décadas de canto celestial

La coral Andra Mari ocupa un papel relevante en el panorama cultural de Gernika. / E. C.
La coral Andra Mari ocupa un papel relevante en el panorama cultural de Gernika. / E. C.

La coral Andra Mari de Gernika celebra su aniversario con un extenso programa de actividades que se prolongarán hasta Navidad

MAIKA SALGUERO GERNIKA-LUMO.

La coral Andra Mari de Gernika está de celebración. Y es que cumple cuatro décadas -surgió en 1978- cantando en iglesias y teatros de Euskadi y resto del Estado. Para conmemorar tan señalada fecha han viajado también a París para actuar con el coro Gernika de la Euskaletxea francesa. Más de una treintena de voces de diferentes registros ensayan dos veces por semana para deleitar al público con sus emotivas interpretaciones. Al frente, la moldava Carolina Fetescu lleva más de diez años llevando la batuta de la coral polifónica que ocupa un lugar privilegiado en la vida cultural y artística de Gernika. Fernando Abaunza fue el primer director seguido de Larraitz Gorriño.

«En estos momentos es un coro muy equilibrado donde, al contrario que en otros, predominan las voces masculinas. Ello da un valor añadido a los recitales porque realza la canción», reconoció Fetescu. Bajo su mando, la agrupación ha perfeccionado los temas de clásicos universales y de compositores vascos como Alexánder Lesbordes, de Iparralde y el guipuzcoano José Urruñuela. También dominan partituras de Javier Busto, Xabier Sarasola y David Azurza.

400
voces han formado parte de la agrupación desde su fundación en 1978 y en la actualidad cuenta con una treintena de miembros.

«Seleccionamos los temas con especial delicadeza y, aunque sean complejos, el grupo lleva bien el cambiar de repertorio», admitió. En fechas señaladas como Navidad, ensayan los villancicos de toda la vida, pero también se atreven a innovar con canciones típicas de otros países como Argentina, Ucrania y en otros idiomas como el portugués, el inglés y el alemán. «A todos les atrae este tipo de retos y además en la variedad está el gusto», manifestó su directora.

«El grupo está compensado pero estamos abiertos a rejuvenecer las voces»

El grupo está formado por gernikarras con edades comprendidas entre los 35 y 80 años y una amplia experiencia en el mundo del canto. En la actualidad, la coral «está compensada», aunque apuesta por recibir savia nueva. «Necesitamos rejuvenecer las voces pero queremos que los jóvenes convivan primero con el resto para que aprendan de la gente mayor», advirtió.

Fernando Gastelua 'Gastelu', que comenzó en 1980 y Amagoia López de Larruzea en 1982, son dos de los veteranos. Desde que iniciaron su andadura la evolución de la coral ha sido «vertiginosa», no solo en la ampliación de los contenidos musicales sino también en la experiencia artística.

Reconocimientos

Como resultado de su buen hacer, la agrupación cosechó sus primeros éxitos entre 1996 y 1999, con prestigiosos galardones como el primer premio en el certamen coral de Avilés o en el concurso Antigua Abesbatzak de Zumarraga, cuyo triunfo les dio acceso al nacional de Coros en Murcia.

«Son dos de los trofeos más importantes y que guardamos con nostalgia. Era otra época, ahora nos centramos más en disfrutar de cada actuación. Asistir a un concurso requiere mucha dedicación, tiempo y nervios», afirmaron. A lo largo de estos cuarenta años, alrededor de 400 coristas han participación con su voz. «Ha habido épocas con entrada y salidas pero en los últimos años el grupo se ha asentado y algunos que lo dejaron en su día han vuelto. A todos nos une la pasión por la música coral», reconocieron.

Para conmemorar el aniversario, la coral Andra Mari lleva desde mayo organizando actividades y recitales como el que llevarán a cabo el 17 de noviembre en Vitoria. El concierto solidario del 25 de noviembre y la gala de Navidad en Gernika, con sorpresa incluida, pondrán el punto y final a los actos.

 

Fotos

Vídeos