La conexión de la variante con el centro de Bermeo estará lista el próximo año

La variante de Bermeo se inauguró en 2015. /  MAIKA SALGUERO
La variante de Bermeo se inauguró en 2015. / MAIKA SALGUERO

La Diputación licitará las obras este mes y el Consistorio, que ya cuenta con los terrenos necesarios, abonará el coste del proyecto en los próximos diez años

IRATXE ASTUI BERMEO.

La construcción del ansiado ramal de la variante de Bermeo se vislumbra cada vez más cerca. Y es que la Diputación tiene previsto licitar el plan de obra «el próximo día 25» por lo que se espera que el futuro acceso intermedio por la calle Tellaetxe tar Josu de la villa marinera esté practicable el próximo año.

«Esperamos que no se demoren más y empiecen con los trabajos cuanto antes para que los bermeotarras contemos con esa conexión que tanto tiempo llevamos esperando», señaló la concejala del área de Desarrollo Rural de la localidad, Amaia Elorza. La actuación, recogida en el Plan Gerneral de Ordenación Urbana (PGOU) de 2012, supondrá un desembolso de 2,5 millones de euros y un plazo de ejecución de diez meses. «Aunque la Administración foral adelante el dinero, el gasto lo asumirá el Ayuntamiento, ya que se lo deberá pagar a lo largo de diez años», aclaró Elorza.

El futuro ramal tendrá una longitud de algo más de tres kilómetros y se diseñará como una calzada de dos carriles de 3,3 metros de ancho y arcenes de un metro. Además, el proyecto de construcción incluye varios caminos de acceso a parcelas, así como una rotonda en el enlace con la circunvalación, que se abrió al tráfico en mayo de 2015. «Este acceso es una prioridad para Bermeo ya que contribuirá a mejorar el tráfico y la movilidad en el municipio», recalcaron fuentes municipales.

El ramal, de hecho, facilitará el acceso a los vehículos pesados que se dirigen al polígono industrial de Artika, «que no tendrán que atravesar el centro urbano, además de reducir el tráfico y priorizar al peatón», matiza Elorza. Asimismo, el enlace intermedio de Tellaetxe tar Josu ofrecerá un servicio «indispensable» dado que además de la industria, «en ese entorno contamos con 800 plazas de garaje privado y conviven unos 4.000 habitantes o lo que es lo mismo una cuarta de la población», aseguraron desde el Ejecutivo costero.

Casi 2.500 vehículos al día

Según el estudio realizado en torno al tráfico de la variante de Bermeo, que conecta la carretera BI-2235 en dirección Gernika con la BI-631, que une la villa marinera con Bilbao, por el alto de Sollube, se estima que el nuevo acceso absorberá «una media de 2.478 vehículos y dentro de 20 años cerca de 3.000», auguran los técnicos encargados de redactar el documento.

La construcción del ramal de la variante, junto con la de los túneles de Sollube, ha sido una de los planes urbanos más demandados en los últimos años en Bermeo. De hecho, la plataforma Bermeo Bizirik llevó a cabo una campaña de recogida de firmas para exigir a las administraciones competentes su ejecución. «Los que vivimos en Askatasun Bidea, Ander Deuna, Artike, Dibio y Erreñe Zubi nos vemos obligados a rodear todo el pueblo», lamentan.

La Administración foral y el Ayuntamiento mantuvieron también un duro pulso en su momento para determinar a cuál de las dos correspondía construir el vial.

Temas

Bermeo