«En la carretera no hay una segunda oportunidad»

Alaitz Arbilla relata a los jóvenes su vida en silla de ruedas tras un accidente. / MIRARI ARTIME
Alaitz Arbilla relata a los jóvenes su vida en silla de ruedas tras un accidente. / MIRARI ARTIME

La campaña 'Para ti no hay repuestos' acerca a los jóvenes de Lea Artibai testimonios reales sobre las graves consecuencias de los accidentes de tráfico

MIRARI ARTIME MARKINA.

La vida de Alaitz Arbilla cambió para siempre tras aquella fatídica mañana. «Tenía cuatro años. Perdí el autobús escolar y mi madre decidió llevarme en coche», comenzó su relato en la intervención que ayer realizó frente a un auditorio repleto de jóvenes de Lea Artibai. «Quería encender un cigarrillo y entre risas, bromas y mis protestas, nos empotramos contra un camión», añadió. «No llevaba cinturón, ni iba atada a una silleta de niño, aún no eran obligatorios . Salí disparada del vehículo y mi vida cambió para siempre», afirmó. «Mi madre salió ilesa, físicamente, porque psicológicamente quedó peor parada».

Desde entonces, Arbilla vive sentada en su silla de ruedas. «Con todo lo que eso conlleva: sola en el patio, culpando a mi madre de todos mis males y con graves secuelas físicas, entre otras muchas cosas», afirmó. «Los despistes se pagan muy caros y en la carretera no hay una segunda oportunidad», concluyó. Con iniciativas de este tipo, el centro de formación Lea Artibai Teknik Ikastetxea y el departamento de Seguridad del Gobierno vasco buscan prevenir a los futuros conductores sobre los accidentes de tráfico y las graves secuelas que provocan.

La campaña de educación vial 'Don't be Dummy!'/'Para ti no hay repuesto(s)', dirigida a alumnos de centros educativos no universitarios de entre 15 y 19 años, caló hondo. «La verdad es que te hace reflexionar, porque es impactante», reconoció Larisa Irusta, de Lekeitio. «Te das cuenta de la importancia que tiene no coger el coche cuando vas de fiesta», añadió su compañera de Bachiller.

Colaboración

La emisión de vídeos con una impactante batería de imágenes y sonidos reales de graves sucesos en las carreteras vascas estuvo acompañada de contundentes mensajes sobre las consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas y distraerse con el whatsapp. No obstante, fueron los testimonios reales los que más impactaron entre la joven audiencia. La agente de la Policía municipal de Markina, Gotzone Aiarzabuena recordó la importancia de llevar el volante con todos los sentidos, tanto en los viajes largos como en los recorridos cortos para evitar accidentes como los que en los últimos tres años han costado la vida a varios jóvenes del municipio.

El ertzaina de Tráfico, Aitor de Velasco, por su parte, pidió la colaboración de los jóvenes. «Sois vosotros los que vais a salir a la carretera y llevar los coches y por eso es muy importante que nos ayudéis a evitar este tipo accidentes, tanto de coches, como de ciclistas y motos, que este año han experimentado un importante aumento», detalló. Ander Renobales, bombero de la Diputación, reconoció «sentir escalofríos» al recordar a las personas que ha tenido que atender. «Os pido que reflexionéis, nos puede pasar a todos, pero no hace falta ir haciendo tonterías con el coche», recalcó ante el auditorio.