Sigue la búsqueda del vecino de Mondragón desaparecido cuando pescaba en el puerto de Ondarroa

Buzos de la Ertzaintza, en el operativo de rescate./UVR Ertzaintza
Buzos de la Ertzaintza, en el operativo de rescate. / UVR Ertzaintza

Un amigo alertó a SOS Deiak a las dos y media de la madrugada al encontrar en el espigón solo la caña de la víctima, de 44 años

MIRARI ARTIMEONDARROA

La mar volvió a sacudir este domingo a una familia. El espigón del puerto de Ondarroa se convirtió de nuevo en el escenario de la desaparición de un hombre de 44 años, natural de Mondragón, que había acudido a pescar junto a un amigo. Después de rastrear la franja costera a lo largo de toda la jornada sin éxito, al caer la noche, el dispositivo de emergencia activado desde las dos y media de la madrugada del domingo decidió suspender las labores de búsqueda, que ya han vuelto a reanudarse este lunes a las 20.30 horas.

Fue el propio amigo quien alertó a SOS Deiak de que su compañero, R. M., había desaparecido tras regresar al lugar donde minutos antes habían estado pescando juntos y encontrarse con que solo estaba la caña. El suceso se ha producido en el mismo punto donde hace cuatro años el fuerte oleaje arrastró a un marinero de origen senegalés que falleció ahogado.

Aunque la madrugada del domingo el oleaje no rebasaba el malecón y las condiciones meteorológicas no eran especialmente adversas, «había bastante ola y mucho mar de fondo», reconocieron efectivos de Emergencias. La desolación golpeó a los familiares cuando los buzos encontraron flotando la chaqueta con la que había salido de casa. «El anorak tenía enganchados los cascabeles que se colocan en la punta de la caña de pescar cuando es de noche para alertar cuando pican», explicaron a EL CORREO.

Los servicios de rescate se centraron en la búsqueda del desaparecido en las inmediaciones del malecón ondarrés, aunque también decidieron rastrear el resto del litoral por mar y aire, así como las playas más cercanas. En el operativo tomaron parte embarcaciones de salvamento de la Ertzaintza y Cruz Roja del Mar de Lea Artibai, Bomberos, Salvamento Marítimo, buzos y un helicóptero, así como personal de seguridad del muelle.

Los familiares que se desplazaron desde Mondragón al puerto ondarrés para conocer y seguir de primera mano las labores de búsqueda recalcaron la afición a la pesca de su allegado. «En general le gustaba mucho el deporte, pero en especial le encantaba venir a Ondarroa a pescar», detallaron muy afectados. «Era una buena persona, especialmente con los suyos, con los de casa», añadieron. El muelle donde se produjo la terrible noticia es una zona muy frecuentada por pescadores de caña que acuden sobre todo los fines de semana.

«El fondo está muy revuelto»

Arrantzales profesionales que siguieron de cerca el operativo recalcaron las dificultades de los efectivos que participaron en la búsqueda, debido principalmente a la incidencia de las corrientes y al fuerte movimiento que sacudía ayer el interior de la dársena. «El fondo del mar está muy revuelto, muy movido y será muy complicado que los buzos tengan algo de visibilidad. Además, es una zona donde las corrientes arrastran todo hacia el este, hacia el litoral guipuzcoano», añadieron.

 

Fotos

Vídeos