El bosque de ribera recupera el terreno perdido en Busturialdea y Lea Artibai

El cauce del río Oka ha sido uno de los que se ha repoblado con especies autóctonas. /  MAIKA SALGUERO
El cauce del río Oka ha sido uno de los que se ha repoblado con especies autóctonas. / MAIKA SALGUERO

Las labores de limpieza y repoblación del cauce de los ríos por parte de URA se han centrado en el Oka, Artibai, Lea y Estepona de Bakio

MAIKA SALGUERO GERNIKA-LUMO.

La «delicada situación» en la que se encuentra el bosque de ribera en Euskadi debido a la deforestación y la ocupación de los terrenos para usos agrícolas, urbanos o industriales ha hecho saltar las alarmas y la Agencia Vasca del Agua -URA- se ha puesto manos a la obra para recuperar este tipo de vegetación propio de los entornos fluviales. Para ello, durante el último año ha invertido un total de 1,1 millones de euros en la plantación de árboles y mejora de estos hábitats existentes en la Comunidad Autónoma Vasca.

En Busturialdea y Lea Artibai, en concreto, su actuación se ha centrado en el entorno del Oka, Artibai, Lea y Estepona, en Bakio, -200.000 euros-. «Las reforestaciones desarrolladas persiguen recuperar la vegetación autóctona mediante la plantación de alisos, fresnos, sauces, avellanos y arces, así como de arbustivas como el espino albar, el cornejo, o el aligustre, entre otras especies. En las zonas más lejanas al cauce, se incorporan variedades como el quejigo y el roble», apuntaron responsables del plan.

A o largo del río Oka, URA ha acometido una treintena de actuaciones -71.800 euros-, mientras que en Busturia, Muxika, Arratzu, Mendata, Ibarrangelu y Bermeo se han eliminado ejemplares y arbustos que obstaculizaban el curso del agua. En la villa marinera, así como en Mendata, Gernika, Forua, en los arroyos Arratzuarras de Ikaztegi y Golako también se ha desbrozado la vegetación no deseada en los alrededores. Los trabajos han incluido también la eliminación de especies invasoras en Arratzu, Bermeo -ríos Artika y Landabaso- y en Ajangiz (Kanpantxu), mientras que en la villa foral las tareas de erradicación de este tipo de plantas se han efectuado en el cauce del Etxeandierrekea.

Cesión de terrenos

Por lo que respecta a Lea Artibai, URA ha llevado a cabo una veintena de actuaciones. En Markina y Etxebarria la mayor parte de los trabajos -plantaciones, retirada de ejemplares caídos, poda, desbroce y reforestación-, se han centrado en el arroyo Urko, mientras que en Ziortza-Bolibar se han llevado a cabo tareas de mantenimiento en el Bolibar y el río Artibai a su paso por el municipio, el apeo de plátanos de sombra en Longarte y acacias en Errekabuena.

En el Lea, la Agencia Vasca del Agua ha desarrollado nueve proyectos con un presupuesto de 29.300 euros repartidos en municipios como Ea, Munitibar, Amoroto y Aulesti. La actuación en Bakio se ha centrado en el río Estepona, con la extracción de troncos del cauce, la retirada de árboles en las inmediaciones y la tala de mimosas y su sustitución por arbolado autóctono. Parte de estos trabajos ha sido posible gracias a que los agricultores, ganaderos y vecinos, sensibilizados con la mejora ambiental, han cedido sus terrenos para poder restaurarlos.

Asimismo, URA ha realizado actuaciones de control y erradicación de plantas invasoras en más de 51.000 metros cuadrados de márgenes de los ríos de Euskadi. «La introducción de especies exóticas invasoras constituye una de las principales causas de pérdida de biodiversidad por su capacidad de alterar los hábitats y los ecosistemas», aseguraron. El reto es recuperar el buen estado ecológico de los ríos.