Bermeo reparte tarjetas para activar el contenedor para residuos orgánicos

El contendor marrón ubicado en el parque de la Lamera se puede utilizar sin restricción de horarios. / E. C.
El contendor marrón ubicado en el parque de la Lamera se puede utilizar sin restricción de horarios. / E. C.

Los vecinos podrán hacer uso del quinto depósito una vez que recojan su correspondiente llave, que se ha comenzado a distribuir por zonas

IRATXE ASTUI IRATXE ASTUIBERMEO.

El Ayuntamiento de Bermeo ha comenzado esta misma semana a repartir las tarjetas que permitirán a la ciudadanía hacer uso del quinto contenedor, destinado al reciclaje de materia orgánica. Para llevar a cabo la distribución de las llaves electrónicas, el Consistorio local ha fijado tres zonas -A, B y C- con el fin de realizar su entrega de manera escalonada.

«Esta semana hemos procedido al reparto de las tarjetas entre la población que vive en la zona más alta del municipio, como Bizkaiburu, La Atalaya y Baratz Eder», señalaron fuentes municipales. Los residentes en el casco viejo podrán hacer lo propio entre los días 23 y 27 de este mes, mientras quelos que viven en el área de Santamañe, Itsasbegi, Askatasun Bidea, Mikel Deuna y Adubidxe, entre otras calles, deberán esperar a la semana del 29 al 3 de agosto para retirar su correspondiente tarjeta, en las oficinas municipales de Berh@z.

La implantación del contenedor marrón obligará a modificar los hábitos de reciclaje en los hogares del municipio costero motivado por el proceso de recogida de la fracción de materia orgánica que se destinará a la elaboración de compost y abono «de calidad», detallaron. En el depósito marrón, de hecho, solo se recogerán residuos orgánicos de origen vegetal», como restos de fruta, verdura y otros alimentos, crudos o cocinados, así como posos de café e infusiones, corchos de botella, cerillas, cáscaras de frutos secos, servilletas usadas y restos de jardinería y ramos de flores, entre otros desechos.

«No se podrán echar restos ni de carne, ni pescado, ni marisco», insistieron los responsables municipales durante la presentación de la campaña del quinto contenedor.

La materia orgánica supone, aproximadamente, «el 40% de los residuos que producimos y que, buena parte de ellos, no los reciclamos y los echamos al contenedor de tapa gris», explicaron.

La Administración local procedió el pasado mes de mayo al reparto de un kit, que incluye un cubo de color marrón, cinco bolsas compostables y un tríptico informativo. «Una vez que la ciudadanía obtenga su tarjeta, podrá comenzar a hacer uso del contenedor marrón, mientras que el resto de los desechos que generen deberan tirarlos cada uno a su contenedor correspondiente, como hasta ahora», matizaron.

20% de la población

El depósito para la basura orgánica en las casas tiene diez litros de capacidad y está aireado «para evitar los olores que pueda generar la materia orgánica vegetal». Por otra parte, las denominadas grandes generadores, entre las que se encuentran cerca de medio centenar de establecimientos como fruterías y ultramarinos, además de centros escolares, la residencia de ancianos y el hospital psiquiátrico, también se han mostrado dispuestos a participar en la iniciativa medioambiental.

De momento, la primera fase de la campaña ha contado con la participación de alrededor de 1.500 familias adscritas. «No obstante, aquellas personas que estén interesadas en sumarse al proyecto y que todavía no hayan solicitado su cubo y tarjeta podrán hacerlo en cualquier momento que lo deseen», recuerdan desde el área de Medio Ambiente del Ejecutivo costero.

La ciudadanía podrá hacer uso «de cualquiera de los contenedores marrones que se han repartido por las calles y plazas de la localidad y sin restricción de horarios», matizaron, por otro lado.

La puesta en marcha de quinto contenedor ha suscitado las primeras dudas entre residentes en Bermeo, que ven «un poco complicado» llevar a cabo esta nueva práctica de reciclaje en sus casas. «Lo intentaremos, pero en mi familia va a resultar difícil llenar el cubo marrón con frecuencia porque, por ejemplo, cocinamos las legumbres con chorizo y morcilla y entonces ya no las podemos retirar a ese contenedor», advertía un vecino. «Los veganos lo tendrán más fácil, pero en cualquier caso hay que reciclar», deja claro este bermeotarra. Las bolsas deberán ser «compostables y no de plástico, porque de lo contrario no se pueden reciclar», insisten desde el Ayuntamiento. «Se agradecerá que vayan bien cerradas», apuntaron desde el Consistorio.

Temas

Bermeo