Baño asistido desde julio en Arrigorri, Isuntza y Laidatxu

MIRARI ARTIMEONDARROA.

La Diputación trata de garantizar la accesibilidad en las playas con la instalación de equipamientos, como las pasarelas de madera que en total alcanzan los 1.900 metros, y con la puesta en marcha del programa 'Hondartza Denontzat' que persigue facilitar el acceso y disfrute de los arenales a las personas con movilidad reducida. «El servicio que comenzó en 2003 ha ido creciendo en el número de usuarios como una prestación social de primer orden en el terreno del ocio activo», indicaron desde la institución foral.

La iniciativa, que corre a cargo de monitores contratados para el desarrollo del programa, arrancará el próximo mes de julio. En Busturialdea y Lea Artibai se prestará hasta finales de agosto en Laidatxu, Mundaka, además de en Arrigorri, Ondarroa e Isuntza, en Lekeitio. El horario ininterrumpido será desde las 11.15 hasta las 18.45 horas.

Apoyo técnico

«'Hondartza Denontzat' es un programa que impulsa la Diputación en colaboración con Bidaideak, una asociación de personas con diversidad funcional», detallaron las mismas fuentes. Su objetivo «es facilitar los recursos de accesibilidad, ayudas técnicas y asistencia para que las personas con problemas de movilidad puedan disfrutar de los arenales y el baño en el mar», recalcaron.

Entre las prestaciones que se incluyen figuran vestuario y asistencia personal durante la estancia en la playa, baño asistido con silla anfibia, apoyo a la hora de sumergirse en el mar sin silla y préstamos de ayudas técnicas, entre otros. En la actualidad disponen de cerca de una treintena de sillas de ruedas anfibias, 70 pares de muletas especiales para caminar por la arena y cuatro grúas hidráulicas para usuarios con graves problemas de movilidad.