Bakio toma aire tras reducir su deuda al 26% gracias a un estricto plan de ajuste

El Ayuntamiento, que gestionará 4,2 millones el próximo año, se ha propuesto como objetivo llegar al 2022 con las cuentas saneadas

IRATXE ASTUI BAKIO.

El Ayuntamiento de Bakio se ha marcado como objetivo prioritario para el 2022 reducir a cero su deuda y hacer frente de manera definitiva al plan de ajuste al que ha estado sujeto desde 2012. De momento, el Consistorio de la localidad turística ha conseguido recortar su índice de endeudamiento de un 124%, en 2015, a un 42,84, en 2017. A escasos días de dar por cerradas las cuentas del pasado ejercicio, además, esta cifra puede disminuir hasta el 26,35%.

«Estos datos nos sitúan en una posición de estabilidad porque, además, si el plan económico para este año se ejecuta según lo previsto llegaremos a colocar la deuda por debajo del 20%», auguró la alcaldesa, Amets Jauregizar. El horizonte de 2022, sin embargo, marcará para el Ejecutivo costero «un periodo de inflexión, ya que a partir de ese momento dejaremos de recibir los 320.000 euros que la Diputación nos concede anualmente por la concesión del Txakolingunea», puntualizó la mandataria local.

La Administración bakiotarra aprobó en su última sesión plenaria, con los votos a favor del equipo de Gobierno -EH Bildu- y el apoyo también de los grupos políticos en la oposición -PNV y BakioBai-, un presupuesto de 4,2 millones de euros; cantidad similar a la que manejó el pasado ejercicio. Además de mantener los servicios de jardinería, recogida de basuras o el polideportivo, entre otros, que en los primeros años de endeudamiento sufrieron serios recortes, el Ayuntamiento tiene previsto llevar a cabo mayores inversiones en sus barrios más periféricos, así como mejorar las tareas de mantenimiento y el mobiliario urbano.

Participación vecinal

El plan económico para 2019 propone también «desarrollar políticas activas en Memoria, Igualdad y Euskera», apuntaron fuentes municipales. La elaboración presupuestaria ha contado con la colaboración ciudadana, a través del proceso participativo abierto por el Ejecutivo costero en octubre pasado. Cerca de medio millar de vecinos remitieron un total de 615 propuestas para que fueran tratadas en el documento económico en materia de mejora de servicios, inversiones u otros asuntos de interés. El Ayuntamiento ha adquirido el compromiso de crear una comisión de seguimiento de las aportaciones realizadas por la ciudadanía.

Temas

Bakio