Bakio alza la copa para brindar por la nueva añada de su «magnífico» txakoli

La cita bakiotarra contó con un gran ambiente durante toda la jornada. / MAIKA SALGUERO
La cita bakiotarra contó con un gran ambiente durante toda la jornada. / MAIKA SALGUERO

Cientos de personas se acercaron ayer hasta la localidad turística para celebrar la feria de San José y catar los caldos de las bodegas locales

IRATXE ASTUI BAKIO.

Fresco, ligeramente afrutado y muy equilibrado. Así es el resultado de la nueva cosecha de txakoli de Bakio, según sus productores. La tradicional feria de San José de la localidad turística, en la que anualmente se presenta en sociedad cada añada, se inauguró ayer con el descorche de una de las botellas de la bodega Abio. En su lagar se han elaborado 40.000 litros de txakoli blanco, 200 de ojo de gallo y otros 250 de tinto.

«La producción, en general, ha sido más escasa que la de la anterior temporada, pero el resultado final, por el contrario, es magnífico; muy bueno», subrayó su responsable, Asier Alcibar-Arichuloaga. «Tiene 1,5 más de graduación que el del pasado año», advirtió, por otra parte, a los incondicionales del vino con Denominación de Origen Bizkaiko Txakolina. La producción de Abio «se comercializa íntegramente en Bizkaia, apenas exportamos nada fuera», matizó.

La feria contó con la presencia de la primera mujer ganadora del Campeonato de Bizkaia de bertsolaris, Onintza Enbeita, que ejerció de madrina y dedicó unos bertsos a la nueva añada poco antes de alzar su copa y brindar con el público. «A partir de ahora pondré mayor atención al origen del txakoli para asegurarme que es de Bakio», prometió la muxikarra.

Entre los asistentes a la fiesta se encontraban también los bilbotarras Idoia Alonso y Aritz Barrena, junto con dos amigos. «Llevamos ya unos años viniendo. Nos gusta probar el txakoli que se produce en el pueblo», señalaron.Las botellas se pagaron a partir de los 7,50 euros. «Las copas nos las han cobrado a 2,50 cada una, pero si las devolvemos luego nos abonan un euro», detallaron desde otra cuadrilla de jóvenes bakiotarras.

Una cata el sábado

Las bodegas de la localidad turística han embotellado este año un total de 129.875 litros, un 11,86% menos que en 2018, una circunstancia que también se ha registrado en el resto del territorio. La causa de este descenso está en la meteorología. «El exceso de agua y las temperaturas más frías de lo habitual han perjudicado a la floración», apuntan los expertos.

Doniene Gorrondona ha sido un año más la firma bakiotarra que más ha fabricado, un total 68.000 litros de blanco, 5.000 de tinto y 6.000 de los denominados como 'especiales' por su forma de producción. Zabala, por su parte, ha extraído de sus viñedos 10.200 litros de blanco y 250 de tinto.

El programa de la feria de Bakio incluyó ayer actividades paralelas como las visitas guiadas al Txakolingunea y las destilerías del municipio, la degustación de pintxos de sukalki al txakoli y de carne asada y los recorridos en pony para los más pequeños. El próximo sábado, además, el centro de interpretación del txakoli de la localidad acogerá una cata del caldo bakiotarra, al mediodía, a cargo de la enóloga Itziar Insausti. Las personas interesadas en apuntarse a esta actividad, que costará 7 euros, deberán inscribirse con antelación en el Txakolingune de Bakio (946028513).