Lea Artibai sienta las bases para evitar la adicción de la juventud a las apuestas

Un grupo de jóvenes camina por el puerto de Lekeitio. / MAIKA SALGUERO
Un grupo de jóvenes camina por el puerto de Lekeitio. / MAIKA SALGUERO

La Mancomunidad ha trabajado con cerca de un millar de menores con miras a promover desde la educación hábitos de vida y ocio saludables

MIRARI ARTIMEMARKINA.

El 29,2 % de los alumnos de enseñanzas secundarias del País Vasco reconoce haber hecho apuestas deportivas y un 5% podría tener un serio problema con esta práctica y estar en riesgo de desarrollar una adicción al juego. Así se desprende, al menos, de la última encuesta sobre el uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias realizada por la Universidad de Deusto a lo largo del curso pasado sobre una muestra de más de 6.000 estudiantes.

Aunque no hay datos concretos de la incidencia en la población juvenil de Lea Artibai, los expertos en prevención de drogodependencias de la comarca consideran que las cifras no difieren de las que se registran en otras zonas de Euskadi. De hecho, la Mancomunidad ha introducido por primera vez como novedad este curso un taller para prevenir entre los adolescentes este tipo de prácticas y promover desde la educación hábitos de vida y ocio saludables.

«Se ha trabajado la manera en la que los jóvenes disfrutan de su tiempo libre y se han analizado los riesgos y las consecuencias que tienen las apuestas deportivas y otro tipo de juegos y lo cierto es que ha tenido una aceptación muy buena», detallaron desde la entidad presidida por Rakel Elu. En total, el órgano supramunicipal ha implicado a más de un millar de chavales y adolescentes de entre 12 y 18 años en el desarrollo del programa de intervención para prevenir y reducir riesgos y daños derivados de adicciones y del consumo de alcohol, tabaco y drogas, con especial incidencia en el cannabis al tratarse de la sustancia ilegal más consumida entre la población juvenil de Lea Artibai. «El alcohol es la droga legal que más toman», apuntaron.

Como principal tecnología para divertirse, por su parte, utilizan el teléfono móvil y lo hacen con ese objetivo más de tres horas al día, tanto en fin de semana como de lunes a viernes. «La base está en la prevención», señaló Elu. «Hay un gran trabajo para realizar en ese ámbito, sobre todo, acercando y ofreciendo información cierta, real», añadió.

Puntos de información

No obstante, «por desgracia también contamos con jóvenes que tienen graves problemas de adicción a los que se les presta un servicio de atención directa de información, orientación y ayuda así como a sus familiares y personas de su entorno», indicaron. Otra de las iniciativas más novedosas que se han puesto en marcha en colaboración con los centros educativos también han sido los puntos de información abiertos en las escuelas e institutos donde se ha considerado necesario ese servicio.

«Se han activado en los recreos para los alumnos de tercero y cuarto de Secundaria con el objetivo de que puedan formarse en el mismo centro, sugerir propuestas o informarse sobre cuestiones relacionadas con los amigos, las redes sociales, las drogas o la sexualidad, entre otros», explicaron desde la Mancomunidad. La dependencia emocional y la identificación de sus síntomas, la intervención en espacios abiertos con los chavales que han quedado fuera de la trayectoria escolar, así como programas de información dirigidos a padres han completado las actuaciones más destacadas desarrolladas este curso que ahora finaliza.