Lea Artibai pasa a la acción para evitar el aislamiento de los mayores

El servicio funcionará de lunes a viernes. / M. SALGUERO
El servicio funcionará de lunes a viernes. / M. SALGUERO

La Mancomunidad acuerda con los centros de día de Ondarroa, Lekeitio y Markina ofrecer el servicio a todas las personas de más de 65 años y dependencia

MIRARI ARTIME MARKINA.

La Mancomunidad de Lea Artibai quiera evitar el aislamiento de las personas mayores de 65 años y con situación de dependencia, potenciar su envejecimiento activo y ayudarles a que mantengan las relaciones sociales necesarias para un estado de ánimo adecuado. Con ese objetivo, ha firmado un convenio de colaboración con los centros de día de Ondarroa, Lekeitio y Markina para ofrecer el servicio y cubrir a todos los ciudadanos de la comarca.

«Las condiciones del acuerdo son iguales en los tres casos, por lo que se llega a toda la población de los ayuntamientos que integran la Mancomunidad», señaló la presidenta de la entidad, Rakel Elu. La nueva prestación también alcanzará a los habitantes de Etxebarria, Bolibar, Berriatua e Ispaster.

El servicio se ofrecerá de lunes a viernes, de nueve de la mañana a dos de la tarde en Ondarroa y Lekeitio, mientras que en Markina abrirán a las diez y terminarán a las tres. Los usuarios que lo necesiten dispondrán de transporte para realizar los desplazamientos de ida y vuelta. Los interesados en beneficiarse de esta prestación tienen que ponerse en contacto con los servicios sociales de base de sus respectivos ayuntamientos que determinarán el cumplimiento de los requisitos exigidos.

Situación económica

Los usuarios dispondrán de una semana de plazo para conocer en profundidad el servicio de manera gratuita. En caso de incorporarse, se le aplicará una tasa en función de su situación económica, con un mínimo y un máximo, según los baremos.

Además de potenciar las relaciones sociales, con esta prestación se persigue mantener cierto nivel de actividad, dependiendo de la autonomía de cada persona, para tener una adecuada calidad de vida. Por otro lado, también permite a los mayores seguir viviendo en su domicilio habitual, lo que favorece la continuidad de la identidad personal.

Para conseguir esas metas, los usuarios realizarán actividades básicas de la vida diaria a través de la estimulación y la realización de tareas imprescindibles y cotidianas, se les realizará un seguimiento, además de potenciarse iniciativas sociales y culturales, entre otros.