Los arrantzales rechazan cambios en el reparto de la cuota de verdel

Descargas de verdel en el puerto de Bermeo por parte de embarcaciones de anzuelo. / MAIKA SALGUERO
Descargas de verdel en el puerto de Bermeo por parte de embarcaciones de anzuelo. / MAIKA SALGUERO

Junto a los pescadores de Cantabria, aseguran que Galicia y Asturias quieren más caballa para compensar las malas cifras de otras especies

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La flota de bajura de Bermeo, Lekeitio y Ondarroa, en especial los de artes menores que desarrollan su actividad en la villa marinera, han hecho frente común con los pescadores cántabros para defender sus cuotas de verdel frente a las demandas de Galicia y Asturias. Estos últimos reclaman al Ejecutivo central la revisión del plan de gestión de la caballa.

La Secretaría General de Pesca ha anunciado la creación de un grupo de trabajo con el objetivo de realizar «un análisis comparativo de la actual distribución en la flota del Cantábrico y de la evolución del equilibrio entre las distintas artes que participan en esta pesquería», adelantaron. Los asturianos y gallegos insisten en que el actual sistema favorece a los busques de Cantabria y País Vasco porque se llevan la mayor parte del porcentaje. En concreto, sostienen que los arrantzales absorben el 42% del total.

Las cofradías de Euskadi, así como de Cantabria rechazan las críticas dado que «ellos saben que el reparto se hizo con luz y taquígrafos y que incluso aceptamos una pérdida de porcentaje superior al que nos correspondía por lograr una salida negociada», señalaron. A su juicio, ahora reclaman más caballa por las malas cifras de otras especies, en especial, del besugo y la merluza. «Antes llamaban peces bobos al verdel, disfrutan de la práctica totalidad del TAC en otras especies como la merluza o el besugo pero como ahora van a menos, quieren lo nuestro», denuncian.

Movilizaciones

Representantes del sector han recalcando que «para nada van a tocar lo que nos corresponde porque de lo contrario vamos a entrar en la vorágine de solicitar que revisen todas las especies que están repartidas por todas las flotas y se ponga todo patas arriba», señalaron desde la cofradía de Bermeo. «No vamos a permitir que hagan una revisión de los más pequeños, del hermano pequeño de la flota, no pasaremos por ahí y si hace falta movilizarnos lo haremos», anunciaron.

También critican el silencio de la Administración central ante los criterios que utiliza Europa en el reparto de la cuota global de verdel. «Favorece la actividad de las flotas industriales del norte de Europa con una gran capacidad de pesca y pocos tripulantes cuando deben proteger a la flota artesanal», señalaron.

De hecho, según indican de las cerca de 653.000 toneladas de esta especie correspondientes a Europa, sólo algo más del 5% son reservadas para el sector más artesanal. Las distintas flotas del Cantábrico, por su parte, han dispuesto para este año un 20% menos de verdel que el ejercicio anterior, cerca de 20.700 toneladas.

Temas

Bermeo