Los arrantzales de Lekeitio amarran con energía sus fiestas más tradicionales

Miembros de la cofradía de Lekeitio inclinan la figura de San Pedro ante la atenta mirada del público. / JORDI ALEMANY
Miembros de la cofradía de Lekeitio inclinan la figura de San Pedro ante la atenta mirada del público. / JORDI ALEMANY

Centenares de personas se acercarán mañana a Lekeitio para conocer las costumbres de la 'Kilin Kala', la 'Kaxarranka' y el aurresku femenino

MIRARI ARTIMELEKEITIO.

Los arrantzales de Lekeitio reviven este fin de semana las costumbres más tradicionales con las que honran a su patrón, San Pedro y al que solicitan su protección para una buena costera del bonito. La gran devoción que sienten los pescadores unida a las costumbres que vuelven a representar conformarán una fiesta única que el sábado atraerá hasta el municipio turístico a cientos de personas.

La jornada arrancará a las siete de la mañana con las 'Dei eittekuak' o 'Llamadoras'. Tal y como manda la tradición, un grupo de mujeres rememorarán la manera en la que antaño despertaban a los marineros.

Al grito de 'Gora jaungoikuen ixenina' -'arriba en el nombre del Señor'-, cada una se encargaba de poner en pie a los tripulantes de su embarcación si las condiciones de la mar permitían salir a faenar.

La diana de txistularis (9.30 horas), dará paso a la procesión de la comitiva municipal que junto con el presidente de la Codrafía de Pescadores partirá (10.15 horas) desde la Casa Consistorial para dirigirse hacia la parroquia en compañía de la banda de música. Al término del acto litúrgico, la procesión se dirigirá hacia las inmediaciones de la ermita de San Pedro, en el tramo final del muelle, para representar la 'Kilin kala' o 'Guiño del santo al agua'.

Varios miembros de la cofradía balancearán la figura del santo ante la expectación del público que se mantendrá en vilo ante el riesgo que representa inclinar una pieza de gran tamaño sobre el agua del puerto. De esta manera, pedirán a su protector unas buenas capturas de la principal pesca estival de bajura; el bonito del norte. A continuación, será el turno de la 'Kaxarranka'.

El dantzari Asier Uskola, del grupo Etorkizuna, interpretará un baile único en Euskadi que tiene sus orígenes en el siglo XV y simboliza el cambio de mayordomo en la Cofradía de Pescadores. Sobre un cajón que supera los cien kilos de peso y sujeto por remeros del club Isuntza interpretará su repertorio en tres puntos.

Gigantes

El primero tendrá lugar frente a la ermita del patrón. A continuación, se dirigirá a las inmediaciones de la institución arrantzale para terminar en la plaza donde minutos antes las mujeres asumirán todo el protagonismo con la interpretación del aurresku femenino o 'eguzki dantza' que en Lekeitio se baila al menos desde 1682. La actuación correrá a cargo de Etorkizuna.

La cita gastronómica con los productos en salazón, que se prolongará hasta las tres de la tarde en la plaza, cerrará la primera parte del programa que por la tarde centrará toda su atención en las pruebas deportivas de natación y pelota.

La tamborrada popular (20.00 horas) precederá a la sesión de Dj en el puerto antes de que el toro de fuego lance las últimas chispas festivas del día. Como antesala, los mayores tendrán hoy una merienda especial en la residencia (18.00 horas), mientras los vecinos que se encuentran en la calle tendrán la posibilidad de conocer de cerca a los dos nuevos gigantes que han pasado a formar parte del patrimonio cultural del municipio.

'Doña Terenzio' y 'Doña Tomasa' saldrán junto a la redera y a la figura de 'San Antolín' a recorrer las calles de la villa en compañía de los txistularis de Itxaropena. Por la noche, (22.30 horas), la parroquia Andra Mari acogerá el espectáculo titulado 'Bakardadeaz borrokatzen' en el que la música se mezcla con la danza y los bertsos, entre otras disciplinas artísticas.

El programa festivo se prolongará hasta el lunes con un amplio abanico de ofertas deportivas, culturales y sociales entre las que se incluyen regatas de traineras, concurso de irrintzis, romería y una ofrenda foral en la calle Tortola.