Arrancan en Markina las obras para garantizar el agua en época de sequía

La mejora afectará a la población de Markina, Etxebarria, Bolibar, Munitibar y Aulesti. /  MAIKA SALGUERO
La mejora afectará a la población de Markina, Etxebarria, Bolibar, Munitibar y Aulesti. / MAIKA SALGUERO

El Consorcio Bilbao Bizkaia conectará el sondeo de Ibazeta con la planta de Iparragirre para aumentar el caudal y reforzar el suministro

MIRARI ARTIMEMARKINA.

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha puesto en marcha una de las soluciones que estudia desde hace tiempo, junto con la Diputación, para solventar el déficit de agua potable en Lea Artibai y garantizar el abastecimiento incluso en tiempos de sequía. «Tras analizar distintas opciones, la propuesta más adecuada es la que se sustenta en la aportación de aguas subterráneas articulada en base a dos nuevos sondeos en las zonas de Ibazeta, en Markina, y en el límite entre Ondarroa y Berriatua para cubrir así las necesidades de Iparragirre y las de la villa costera, respectivamente», según se recoge en un estudio realizado por la entidad consorciada.

Los ensayos llevados a cabo para validar el caudal que aportan las aguas subterráneas del sondeo de Ibazeta han resultado satisfactorios. «De hecho, la conclusión es que puede suministrar un caudal continuo de entre 8 y 10 litros por segundo, e incluso llegar hasta 15, que puede servir para atenuar el déficit que se prevé en tiempos de escasez», añade el informe. De esta manera, se persigue mejorar y garantizar el suministro tanto a la población de Markina, como a la de Etxebarria, Bolibar, Munitibar y Aulesti.

Las obras, que requieren un desembolso ligeramente superior a los 1,2 millones de euros, están en ejecución y finalizarán en 2020. Los trabajos se centran principalmente en equipar el pozo de Ibazeta, mediante sistema de bombeo, con la conducción de impulsión entre los dos puntos y su posterior conexión con la plata depuradora situada en la calle Iparragirre.

El plan de inversiones aprobado por la entidad supramunicipal que gestiona tanto del abastecimiento de agua potable como el saneamiento de, aproximadamente un millón de habitantes de Bizkaia, también incluye actuaciones en Lea Ibarra.

Especial protección

En concreto, en Aulesti, la nueva planta de tratamiento de aguas residuales (2,4 millones) continúa con su periodo de pruebas con la intención de que se encuentre en pleno rendimiento hacia finales de agosto o primeros de setiembre. En Munitibar, por su parte, la construcción de la depuradora y su puesta en servicio será una realidad, tras un desembolso de 2,3 millones, para el primer trimestre del 2020, según las previsiones realizadas por el Consorcio.

En ambos casos, se ha tenido en cuenta la zona de especial protección asociada al río Lea para lo que se han empleado procedimientos constructivos compatibles con esa circunstancia.