Arden seis contenedores y un coche en Bermeo tras tres incendios en cadena

Arden seis contenedores y un coche en Bermeo tras tres incendios en cadena

Los hechos han tenido lugar de madrugada, entre las cuatro y cinco y veinte de la mañana, y en puntos muy distantes entre sí

JULEN ENSUNZA

Esta madrugada ha resultado bastante movida en Bermeo. Seis contenedores calcinados y un vehículo Peugeot 407 seriamente dañado por el efecto del calor ha sido el triste balance de tres sucesos registrados en el plazo de poco más de una hora en diferentes puntos de la villa marinera y cuyas causas, por el momento, se desconocen aunque todo indica que ha sido fruto de un sabotaje en cadena. Ninguno de los lugares en los que se han tenido lugar estos hechos se encuentran próximos a colegios electorales. La Ertzaintza ha abierto la correspondiente investigación para esclarecer lo sucedido.

«Podía haber sido bastante peor porque había muchos coches aparcados en las inmediaciones. La rápida actuación de los servicios de emergencia, por suerte, ha impedido que las llamas se extinguieran al resto de automóviles, aunque el más cercano a los depósitos de basura no se ha librado», aseguraron varios testigos que presenciaron desde sus casas como ardían los cuatro recipientes –vidrio, papel, envases y genérico– de la calle Aritzatxu bidea.

Este fue precisamente el primero de los avisos registrados –4.05 de la mañana–. El servicio de Protección Civil de la localidad, que tiene sus locales cerca del lugar de incidente, concretamente en Atalde kalea, fue el primero en llegar y, tras refrigerar los vehículos estacionados en las proximidades, consiguió sofocar las llamas mientras llegaban los bomberos de Gernika.

Sin tiempo prácticamente para recargar de agua el camión de Protección Civil y con la dotación de bomberos desplazada hasta Bermeo de regreso hacia la base, saltó el segundo aviso de la noche, a las 5 y dos minutos de la mañana. Esta vez era uno de los cuatro contenedores ubicados en la calle Erreñezubi, junto a la plaza roja, la que se encontraba ardiendo. «Conseguimos que no afectará a los otros recipientes ni a los cuatro coches que estaban aparcados cerca», detallaron varios de los efectivos que participaron en las tareas de extinción.

Pero aún faltaba un tercer incidente, que se registró media hora después, justo en la otra punta del municipio. Uno de los contenedor situados en pleno corazón del casco histórico, concretamente en la plaza Sabino Arana, junto al Ayuntamiento, quedó calcinado por las llamas. De nuevo la rápida intervención de los bomberos «evitó males mayores».

Según ha podido saber EL CORREO, se da la circunstancia que a principios de esta semana ya había ardido otro depósito de reciclaje de plástico y envases en el barrio San Miguel. Asimimo, en el Garbigune ubicado en el Polígono Industrial Landabaso, que ese día estaba cerrado al ser festivo, también se registró un incendió en uno de los container en los que se deposita material de desecho.