150 años al servicio del necesitado

La fundación inauguró en 2017 un minizoo junto a un jardín botánico abierto a la ciudadanía. /  M. SALGUERO
La fundación inauguró en 2017 un minizoo junto a un jardín botánico abierto a la ciudadanía. / M. SALGUERO

La Fundación Uribarren Abaroa de Lekeitio, que atiende la residencia, busca acercar la institución a la ciudadanía con una propuesta artística

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

La Fundación Uribarren Abaroa de Lekeitio cumple siglo y medio de funcionamiento -data de 1869- ayudando a los más desfavorecidos y con el fin de acercar la institución a la ciudadanía ha decidido poner en marcha un certamen de pintura abierto al público en general. El arte como medio de unión. Precisamente, ese será el tema de las obras a concurso. Cada participante podrá presentar una sola pieza «original e inédita», no premiada anteriormente en ninguna otra convocatoria ni sujeta a compromiso alguno de edición.

Los aspirantes podrán elegir la técnica pictórica. «Podrán usar cualquier procedimiento, técnica o material que quieran, salvo que se trate de materiales perecederos o que impidan una adecuada exposición», apuntaron los promotores. No se aceptarán además creaciones con técnicas digitales y, en caso de ser mixta «deberán especificar los materiales utilizados», añadieron.

Los cuadros tendrán como soporte lienzo sobre bastidor para el público en general, mientras que para el resto de las categorías será de libre elección. El certamen incluirá, precisamente, tres modalidades. La primera estará destinada a los escolares, con edades comprendidas entre los 8 y 16 años. La segunda será para los usuarios de la fundación, mientras que la tercera estará abierta al público en general. En cada sección, los premios variarán desde una tablet para los más jóvenes hasta los 600 euros del mejor cuadro de la categoría general.

Hospital y hospicio

El plazo de presentación finalizará el 30 de abril y el jurado dará a conocer su fallo el 11 del próximo mes de mayo. El tribunal estará formado por miembros de la comisión municipal de Cultura, expertas en Bellas Artes y representantes de la asociación cultural Arragua.

Desde sus orígenes la Fundación de la villa turística se ha dedicado a atender a personas desfavorecidas y enfermas, ya que en un principio era hospital Abaroa y el hospicio Uribarren de San José. «Con el paso del tiempo se fue adaptando a las necesidades y demandas de la sociedad, hasta que en 1978 se convirtió en residencia, dedicándose a la atención de personas de la tercera edad en riesgo de dependencia», detallaron.

En 2007 se puso en marcha un centro de día, mientras que en 2013 adecuó el primer parque privado de uso público de Lea Artibai para la rehabilitación de personas mayores y con discapacidad y en 2017 un minizoo junto a un jardín botánico abierto para la ciudadanía.