La depuradora que paliará los vertidos de Urdaibai arranca el próximo mes

El consejero Arriola ha visitado la obra./Iratxe Astui
El consejero Arriola ha visitado la obra. / Iratxe Astui

El consejero Iñaki Arriola ha visitado este jueves la estación de bombeo de Sukarrieta

IRATXE ASTUISukarrieta

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai va a ganar pronto otra nueva batalla contra el vertido de aguas residuales. El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco, Iñaki Arriola, anunció este jueves que la estación de bombeo de Sukarrieta, que conducirá los vertidos residuales de la margen izquierda de la ría de Mundaka a la depuradora de Lamiaran, entrará en funcionamiento «el mes que viene».

«Se trata de una de las actuaciones más importantes del plan de saneamiento de Urdaibai, ya que permitirá conducir los vertidos de Busturia, Sukarrieta y el camping de Portuondo hasta la planta próxima a Bermeo», ha afirmado el consejero durante su visita al interior de las instalaciones que se emplazan en el parque de la Marisma de Sukarrieta. Las obras de construcción de la nueva estación, a las que la Agencia Vasca del Agua (URA) dio inicio en marzo de 2016, han contado con un presupuesto de 12,4 millones de euros.

El plan integral de abastecimiento y saneamiento de las aguas de Urdaibai, no obstante, queda todavía pendiente de que finalice la construcción del colector entre Gernika y Busturia, previsto para 2020. Se trata de otra obra «clave» en curso, de 15 millones de euros de inversión, que permitirá derivar las aguas residuales de la villa foral y de parte de la margen derecha de Urdaibai hasta Lamiaran, emplazada en Bermeo, a través de la estación de bombeo de Sukarrieta.

Dentro de las actuaciones concatenadas para cubrir el sistema de saneamiento general de Urdaibai se incluye también la futura construcción del colector Muxika-Gernika, que impulsará también las aguas residuales de Muxika y Ajangiz, equivalentes a 8.000 habitantes. Este trabajo, por otra parte, requerirá más de diez millones de euros.

«Aprovechando la apertura de las zanjas, se están tendiendo 6,5 kilómetros de tubería para el abastecimiento de agua potable, renovando la actual red entre Busturia y Gernika, que se encuentra en zona de marismas y en mal estado de conservación», señalan desde URA. Los trabajos suponen en torno a dos de los 15 millones de euros del conjunto de la actuación.

 

Fotos

Vídeos