LAS CLAVES

La adjudicación para rehabilitar los astilleros de Mendieta queda desierta

Instalaciones que fueron apuntaladas para evitar su derrumbe. /  MAIKA SALGUERO
Instalaciones que fueron apuntaladas para evitar su derrumbe. / MAIKA SALGUERO

Costas y el Ayuntamiento de Lekeitio buscan fórmulas para poder desarrollar la primera fase del proyecto, con un presupuesto de unos 206.000 euros

MIRARI ARTIMEMIRARI ARTIMELEKEITIO.

La primera fase de la rehabilitación de los Astilleros Mendieta de Lekeitio permanecerá en dique seco como mínimo hasta después del verano. El primer intento para adjudicar las obras por un importe ligeramente superior a los 206.000 euros no ha obtenido la respuesta esperada. El concurso, convocado por Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar el pasado mes de mayo, ha sido declarado desierto al no presentarse ninguna empresa ni entidad interesadas en acometer los trabajos iniciales para recuperar el valor uno de los últimos ejemplares de patrimonio marítimo que todavía se pueden recuperar en la costa vasca.

Ante esta situación, tanto el Ayuntamiento como Costas barajan distintas fórmulas para poder encargar el proyecto. «En primer lugar, se analizarán las posibles causas por las que no se ha recibido ninguna propuesta», señaló el alcalde de la localidad, Koldo Goitia.

Colapso.
En otoño de 2016 se intervino para evitar su derrumbe y desaparación completo.
Desescombro.
En verano de 2018 se sujetaron las naves laterales y retiraron restos.
Recuperación.
Las primeras obras de tendrán que esperar a que concluya el verano.

«Después, se buscará el método más apto para encargar los trabajos que en cualquiere caso deberán esperar a que concluya la temporada estival por la imposibilidad de compatibilizar el tránsito de camiones con la zona playera», añadió el primer edil.

Intervenciones estructurales

El plan diseñado para comenzar a recuperar el edificio se centrará básicamente en intervenciones estructurales. «A pesar de lo preocupante del estado actual y la fragilidad de la construcción, esta es recuperable», según se recoge en el último informe técnico redactado sobre los astilleros, cuya configuración actual data de principios del siglo XX.

El lote de medidas previstas contempla desmontar cuidadosamente la teja cerámica de las cubiertas y la tablazón, reparar uno a uno y con madera, cada uno de los elementos cuyos daños así lo recomienden, reforzar los elementos que lo necesiten y completar con tarima nueva en zonas donde no sea posible recuperarlas.

Las cimentaciones existentes se dejarán tal y como están, «a no ser que tras una cata se compruebe la necesidad». Además, se colocará una lámina de protección para las cubiertas con el fin de evitar daños por la acción del agua mientras las instalaciones esperan a la siguiente fase de intervención.

Según se recoge en el proyecto, «el objetivo completo es la restauración científica del edificio que garantice su supervivencia como documento histórico y en autenticidad, y su rehabilitación para poder incorporar en él usos que permitan su conservación futura», se recalca en el informe.

u

u

u