«Nuestros clientes no buscan más lujo que la tranquilidad y el silencio»

Alberto Agirrebeitia planta flores delante del agroturismo ‘Lurdeia’./
Alberto Agirrebeitia planta flores delante del agroturismo ‘Lurdeia’.

Viajeros del mundo eligen la casa rural ‘Lurdeia’ de Bermeo como una de las diez mejores por su relación calidad-precio

IRATXE ASTUIbermeo

«Esta tierra que pisáis os sustenta acogedora. Esta casa os saluda con simpatía. Sus moradores os desean una estancia tranquila y placentera». Con esas poéticas palabras acogen a sus huéspedes los propietarios del agroturismo Lurdeia de Bermeo, que ha sido distinguido recientemente como el establecimiento con la mejor calidad-precio en España, octavo en Europa y noveno en todo el mundo. Los viajeros de los diferentes países del planeta que han participado en el certamen de los Premios Travellers Choice, que organiza el portal de internet TripAdvisor, han situado también a través de sus opiniones a la casa rural ubicada en las faldas del monte Sollube en el sexto puesto de los hoteles más románticos del Estado.

Esta, no obstante, no es la primera vez que Lurdeia obtiene certificaciones de este tipo. Desde 2013 no ha pasado un año sin que cuelgue de sus paredes un título que subraye sus excelencias. «Pero estos últimos premios han sido especiales porque hasta ahora nos habían valorado en una sola categoría, pero este año en cinco», se congratulan los cinco artífices del éxito. Inseparables compañeros de faena, Alberto Agirrebeitia, Roberto Baños, Iosu Joven, Tomás Anduaga e Iñaki Oiarbide levantaron «de la nada» la singular casa rural en la que el recuerdo de los padres de Iosu, Manolo y Agapita, preside un puesto de honora. «Imposible olvidarlos porque además de acogernos a todos como hijos hicieron posible este proyecto», comenta emocionado Agirrebeitia.

Los de Lurkoi, como se hace llamar este quinteto de emprendedores procedente del mundo de la medicina natural que dedica la mayor parte de su actividad a la producción de género ecológico, encontraron en el entorno rural de Bermeo, hace ya 30 años, «el lugar ideal» para desarrollar sus planes. «Recorrimos diferentes rincones de Euskadi, pero cuando llegamos aquí el sitio nos eligió», sostienen.

Más de 12 años

Al agroturismo, que construyeron hace cinco años, acuden clientes de todos los países y «de perfil indefinido; desde abogados, presentadores y profesores hasta pintores de brocha gorda, informáticos, médicos», siempre y cuando superen los 12 años. «No admitimos niños porque ofrecemos paz y nos encargamos de garantizarla», señalan. La idea es que el visitante se sienta como en casa. «No buscan otro lujo más que la tranquilidad y el silencio que se respira en este entorno inigualable. Hay veces que las ocho habitaciones están llenas y parece que la casa está vacía», aseguran.

Las paredes de Lurdeia han sido también testigo de momentos románticos entre la infinidad de parejas que han paseado agarrados por las 18 hectáreas de terreno que ocupa la finca y que acoge también un lago con ocas y patos. «Aquí se casaron hace unos años un vasco y una belga que actualmente no pueden venir porque tiene un niño pequeño, pero ahora son los padres de la chica los que nos visitan todos los años», apunta Agirrebeitia.

 

Fotos

Vídeos