El Correo

Doscientas personas velarán por la seguridad y la limpieza de las playas

fotogalería

Plentzia ha acogido este año el acto oficial de inicio de la temporada de playas. / Ignacio Pérez.

  • Arranca la temporada de los arenales vizcaínos, que se prolongará hasta el 30 de septiembre

Un total de doscientas personas velarán por la limpieza y seguridad de las playas vizcaínas durante la temporada de verano, según ha informado la Diputación Foral de Bizkaia.

La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Ambiente, Elena Unzueta, ha presentado este martes los recursos de la temporada de playas de este año, cuyo periodo cuenta desde hoy hasta el próximo 30 de septiembre, en un acto celebrado en Plentzia.

En el ámbito de la limpieza, 88 personas integran el operativo, que trabajará con máquinas limpia playas, camiones, tractores, camiones cisterna, barredoras y despedregadoras, entre otros dispositivos.

En la seguridad, el equipo humano se distribuirá en 154 socorristas acuáticos y otras 19 personas entre coordinadores o patrones de apoyo.

En total se invertirán cerca de 5,4 millones de euros. Las tareas de limpieza contarán con un presupuesto de 2,5 millones de euros mientras que el resto -2,9 millones de euros- se destinará a la seguridad.

El equipo de Salvamento y Socorrismo prevé la localización de corrientes de resaca, zonas de rotura, barras de arena y oleaje entre otras cuestiones, gracias a una aplicación para dispositivos móviles dirigida al personal de estos dos servicios.

El acceso de personas afectadas por movilidad se han ampliado con el desarrollo de 'Hondartza denontzat' en colaboración con Bidaideak, para prestar servicios de acogida, vestuario, asistencia personal durante la estancia en la playa, baño asistido con silla anfibia y apoyo en baño sin silla.

Este año se han instalado desde el 4 de abril 88 bases de ducha (3.334 rociadores), 58 fuentes, 725 papeleras y bidones, 367 plataformas emparrilladas, 47 lavapiés y 1.950 metros de pasarelas de madera.

Asimismo se han retirado 8 bases permanentes de hormigón por su impacto medioambiental y se han sustituido por otras más ligeras, fáciles de montar y que se retirarán al final de la temporada.

Las playas contarán con el servicio de pulseras 'Ume Galduak' para que los pequeños no se extravíen. Este servicio fue utilizado el año pasado por 18.000 personas.