El nuevo Plan Rector de Urdaibai levanta ampollas al prohibir el kitesurf junto a Laida

Ornitólogos advierten que este deporte provoca «gran estrés» en las aves y «pone en peligro» el proyecto de recuperación del águila pescadora»

MAIKA SALGUEROgernika-lumo

Los aficionados al kitesurf de la zona están en pie de guerra por las restricciones que plantea para la práctica de esta disciplina el nuevo Plan Rector de Uso y Gestión de Urdaibai -PRUG-. De hecho, la próxima semana presentarán varias alegaciones al documento que en la actualidad se encuentra en exposición pública para que los interesados realicen sus aportaciones. El texto prohíbe realizar este deporte -una nueva modalidad de navegación sobre una tabla arrastrada por una cometa- en la ría

«No podemos realizar kitesurf en los lugares habituales, entre Kanala y Laida y nos relegan a la zona norte de la ría, un espacio peligroso para los deportistas porque esta actividad la desarrollamos con viento sur y éste nos desplaza a mar abierto», explicó el presidente de la asociación Viento Norte, Jorge de la Ydalga, creada recientemente. El PRUG también limita la velocidad en su ámbito de actuación a tres nudos en la desembocadura del arroyo Errekaetxe, en el barrio Axpe de Busturia. «Resulta imposible mantenernos en la tabla a esa velocidad, ni las traineras cumplirían esta normativa», añadió.

Los amantes del kitesurf consideran que el Gobierno vasco ha redactado esta ley en Urdaibai «sin conocer en qué consiste este deporte y sin ponerse en contacto con los aficionados. Nos han englobado dentro de las actividades aeronáuticas cuando somos respetuosos con el medio ambiente. Es una modalidad de vela ligera que no emite ruidos, ni emisiones contaminantes, ni utilizamos instalaciones fijas», justifican. El colectivo ha creado una página web para recabar apoyos sobre su reivindicación.

«Llevamos cerca de 400 adhesiones que las presentaremos junto a las alegaciones al plan», afirmó. El kitesurf es un deporte en auge que se práctica en Urdaibai desde 1998. La zona de Laida, según los aficionados, es el único emplazamiento de la costa vasca y cántabra donde se puede disfrutar con seguridad en época de viento sur. Normalmente desarrollan esta actividad desde octubre a abril y se requiere, al menos, «una velocidad de diez nudos» para que la cometa propulse al deportista.

Efecto negativo

«Estamos, como mucho, alrededor de una hora durante veinte días al año y siempre intentamos ser respetuosos con el resto de los usuarios del arenal», recalcan. El ornitólogo y director del proyecto de recuperación del águila pescadora en Urdaibai, Aitor Galarza, por contra, considera que el kitesurf es una disciplina que provoca «gran estrés» en las aves, sobre todo teniendo en cuenta que el área donde se desarrolla pertenece a una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)». A su juicio, además, pone en peligro el proyecto de reintroducción del águila pescadora en la reserva y «resulta impactante cuando se lleva a cabo en la zona de Kanala». Según Galarza, los estudios realizados sobre especies como la espátula alertan sobre el efecto negativo de esta actividad en su población.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos