El Correo

La esposa del fotógrafo de los desnudos de Munitibar: "Yo le apoyo"

fotogalería

La juntera del PNV Mirene Bidaguren, en Gernika. / MAIKA SALGUERO

  • Mirene Bideguren, juntera del PNV y teniente de alcalde de la localidad, dice que la obra es "una crítica al papel de la mujer en la sociedad actual"

No era una mañana fácil para Mirene Bidaguren. Son días movidos en Munitibar, donde es teniente de alcalde, y su marido, el artista José Ángel Uberuaga, está en el centro del huracán. Las imágenes de una modelo desnuda y encapuchada en el interior de la iglesia de Andra Mari de Gerrikaitz, tomadas hace un año pero que ayer saltaron a los medios, tienen la culpa. "Yo apoyo a José Ángel", admitía ayer sin ambages su esposa en un receso del pleno de las Juntas Generales de Gernika, donde es apoderada por el PNV. "La obra es una crítica del papel de la mujer en la sociedad actual, donde todavía es vilipendiada, y en algunos casos, hasta asesinada", valoró Bidaguren, aún sorprendida por la fuerte polémica surgida en la localidad donde es teniente de alcalde.

"Comentamos la idea cuando quedó con la modelo, que es una actriz de performance, y llegamos a bromear con que alguien diría que se había echado una amante, pero no esperábamos tanto lío", reconoció, antes de remitirse a las explicaciones ofrecidas estos días por su marido. El fotógrafo ha insistido en que no se arrepiente de su trabajo, pero que no quiso "herir la sensibilidad de nadie". El Obispado de Bilbao mostró ayer su indignación por unas imágenes que calificó de "sacrílegas" y que fueron realizadas sin permiso para entrar al templo. "Presentan a la mujer de un modo humillante y hieren la conciencia creyente", sentenciaron fuentes eclesiales. Uberuaga, que retiró de su web las fotos y pidió disculpas, adujo que tenía pensado pedir permiso en una fase posterior de un trabajo que aún estaba "inconcluso". La elección del escenario se ha vuelto un tema espinoso. "Fuimos inconscientes de la reacción que tendría el tema de iglesia", admitió Bidaguren. El fotógrafo, que se declaró "muy religioso", adujo también que "en el mundo del arte existe la libertad de expresión" y defendió la transgresión.