La convivencia se valora en Bilbao

2.000 bilbaínos y un centener de entidades se han comprometido a potenciar la 'Carta de valores'./E. C.
2.000 bilbaínos y un centener de entidades se han comprometido a potenciar la 'Carta de valores'. / E. C.

Aburto entrega los 'Premios Balioen Hiria' a tres entidades comprometidas que trabajan día a día por mejorar la sociedad

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Solidaridad, compromiso, respeto a los derechos humanos, justicia social, creatividad, honestidad... Estos y algunos más forman parte de la Carta de Valores que aprobó el Ayuntamiento de Bilbao el pasado mes de marzo. Una guía para tratar de mejorar la convivencia de los vecinos de la villa, que marque el rumbo de la propia capital vizcaína en los próximos años. Un compromiso que ya han suscrito casi 2.000 personas a título individual y más de un centenar de entidades, y que tuvo continuidad en la tarde de ayer con una entrega de premios por parte del alcalde.

«Esta ciudad es ejemplo de cambio, de transformación y superación, y queremos que se presente también como referente en valores», declaró Juan Mari Aburto. Un proyecto «de todos y de todas», que puso el broche de oro en estos primeros meses de andadura con la primera entrega de los 'Premios Bilbao Balioen Hiria', galardones que reconocieron iniciativas cuya forma de ser gira en torno a este manual. De un total de 59 propuestas, el jurado eligió tres: 'Mari Makeda', de Askabide (en la categoría de asociaciones y entidades sin ánimo de lucro); 'Conéctate' del Colegio Santa María de Artagan (centros escolares), y 'Soñando Zorrozgoiti', de IMQ Igurco (entidades profesionales). Cada uno de ellos recibió 4.000 euros para dar continuidad a su actividad. Un acto en el que no participó EHBildu, al considerar que se trata de «una campaña de marketing ante la cercanía electoral».

Marian Arias | Askabide

Salida laboral para mujeres con telas africanas

Askabide lleva más de tres décadas ayudando a mujeres en riesgo de exclusión social en la villa, principalmente prostitutas e inmigrantes, de países africanos o latinoamericanos. Con su proyecto 'Mari Makeda' no hacen más que seguir en esa misma línea ofreciendo una salida laboral a mujeres con la confección y venta de una línea de ropa exclusiva hecha con tejidos africanos, traídos desde Senegal, que se pueden comprar en su tienda, situada en la calle Cortes. «Cuando empezamos a ver esas telas en las mujeres africanas a las que ayudábamos vimos que había que hacer algo con ello», declara Marian Arias, gerente de esta asociación. «Ellas mismas las cosen, siguiendo patrones de diseñadores de aquí, y también haciendo ropa a medida. Nos quedamos alucinados con la respuesta de todos, y de los profesionales. Este premio nos hace muchísima ilusión. La verdad es que al leer la Carta de Valores vimos que todo lo que allí aparecía era 'Mari Makeda'».

María Urroz | IMQ Igurco

«Jóvenes y mayores impulsando un barrio»

Darle vida a la plaza anexa a la residencia y centro de día IMQ Igurco, en Zorroza. Eso fue lo que se propusieron en septiembre de 2017. Un proyecto 'Soñando Zorrozgoiti', que nació impulsado por la Asociación Gure Lurra y la agrupación vecinal del barrio, con la ayuda de la UPV, y que ha promovido desde entonces la integración comunitaria e intergeneracional. «Muchos de los residentes son vecinos de toda la vida de esta zona y todos se lo han tomado muy bien. Primero hicimos un vídeo de cómo veía cada uno el barrio y luego se han ido programando talleres. Este premio es todo un logro, hacen ver a nuestros mayores que no son pasivos y que pueden hacer que mejore el barrio», declara María Urroz, directora del centro.

Sonia Cortina | Colegio S. M. Artagan

«Una comunidad educativa abierta y generosa»

Uno de los principales objetivos del Colegio Santa María de Artagan, en Begoña, es «potenciar la autoestima de todos los alumnos», como asegura su directora, Sonia Cortina. Para ello, hace dos años pusieron en marcha 'Conéctate', una red de ayuda entre alumnado y profesorado para poner al servicio de los demás las habilidades y fomentar entre los jóvenes la cooperación y solidaridad. «Los que van mejor en algunas asignaturas se las explican a los que les cuesta más». Eso genera en el centro un gran ambiente. «Somos como una gran familia. La relación que existe entre todos es muy fluida».

Cuando se presentaron a este galardón su directora no imaginaba ni de lejos ser uno de los elegidos. «Nos llamaron hace unos días y no nos lo creíamos. ¿Nosotros? ¡Si somos un colegio pequeño! ¿Estáis seguros? Esto nos llena de una gran satisfacción», afirmaba Cortina antes de recibir el premio, un acto al que acudió acompañada por un grupo de alumnos y profesores.