Condenados el patrón y el armador de un barco de Ondarroa por pesca ilegal de marrajos

Tiburones capturados por pescadores de Ondarroa./departamento de seguridad
Tiburones capturados por pescadores de Ondarroa. / departamento de seguridad

Un juzgado les ha sentenciado a una multa de 600 euros a cada uno y a tres meses y diez días de inhabilitación para realizar labores de pesca

J.P.

Un juzgado de Gernika ha condenado al armador y al patrón de un pesquero de Ondarroa por un delito contra el medio ambiente, después de que el pasado año les fueran intervenidos veinte ejemplares de marrajo sardinero, una especie en peligro de extinción. Los encausados han sido sentenciados a una multa de 600 euros cada uno y a tres meses y diez días de inhabilitación para el ejercicio del derecho de cazar y pescar.

La resolución, que ha sido dictada de conformidad entre las partes por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de la villa foral -competente en la demarcación judicial de Ondarroa-, señala que el armador, con domicilio en Usurbil, y el patrón del 'Tonino Segundo', natural de Asturias, se dedicaban a la captura de pez espada y otras «especies acompañantes» mediante el arte de palangre de superficie. Según la sentencia, en abril de 2018, inspectores de pesca les intervinieron veinte ejemplares de marrajo sardinero 'Lamna nasus', una especie protegida y en peligro de extinción.

La investigaciónpartió de una denuncia interpuesta por el colectivo Eguzki

Golfo de Bizkaia

La aprehensión de estas capturas tuvo su origen en una denuncia interpuesta por el colectivo ecologista Eguzki. Sus miembros advirtieron a la Policía vasca de capturas ilegales de tiburones por parte de un barco con base en Ondarroa especializado en escualos.

Tras la recepción de la denuncia, la sección de medio ambiente y urbanismo de la División de Investigación Criminal y Policía Judicial de la Ertzaintza comenzó una investigación y comprobó que en Euskadi solo había dos buques de palangre de superficie, ambos con sede en el citado puerto vizcaíno, con permiso para la pesca de tintoreras, tiburón azul o kaela (prionace glauca), abundante en aguas vascas y, de manera accidental, de marrajo común (isurus oxyrinchus), ambas especies no protegidas.

En el transcurso de estas investigaciones, miembros del Servicio de Inspección Pesquera del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación accedieron al 'Tonino Segundo' cuando llegó a puerto tras varios días de navegación en aguas exteriores del Golfo de Bizkaia. Fue en esta inspección cuando los técnicos localizaron en la bodega la veintena de marrajos sardineros.

Los técnicos también comprobaron que el capitán del barco había alterado datos en el diario electrónico de a bordo, consistentes en hacer pasar las capturas de estos ejemplares por pesca accidental de marrajo común. Todo ello con el ánimo de entorpecer la labor inspectora durante el desembarco de las capturas.