Competencia lleva a Bilbao a los tribunales por sus «restricciones aleatorias» a los pisos turísticos

Las viviendas de uso turístico han tenido un 'boom' en los últimos años de la mano de diferentes plataformas digitales./EL CORREO
Las viviendas de uso turístico han tenido un 'boom' en los últimos años de la mano de diferentes plataformas digitales. / EL CORREO

Denuncia que la norma municipal impone obstáculos como limitar el número de habitaciones o permitir esta actividad solo en bajos y primeros

Luis López
LUIS LÓPEZ

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha cumplido su amenaza. El organismo que vela por el libre mercado ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) la normativa urbanística de Bilbao en la que se regulan los pisos turísticos. A su juicio, la ordenanza, aprobada el pasado enero, contempla «restricciones aleatorias» que «perjudican a los consumidores y usuarios». «No estamos en contra de que haya una regulación», explicaron a este periódico fuentes del organismo, «sino de que esas regulaciones sean discriminatorias».

¿A qué se refieren? Sobre todo, al hecho de que sólo puedan ser utilizadas para alquileres turísticos las viviendas situadas en las plantas bajas y los primeros pisos -además de aquellas que tengan acceso independiente a la calle- porque supone una limitación, a su juicio injustificada, para quienes tienen un inmueble en un segundo, un tercero... Tampoco le gusta a Competencia que se exija autorización y registro para esta actividad, ni se incluyan «otros obstáculos», como que la oferta máxima sea de tres habitaciones por inmueble -«¿qué pasa con los pisos de cuatro habitaciones?»-. El organismo critica, además, que se limite la actividad a los edificios de uso residencial. En este sentido, fuentes de la CNMC explican que si un inmueble de oficinas puede ser convertido en un hotel, no ven justo que no pueda utilizarse para habilitar pisos turísticos. «¿Por qué unos sí y otros no?». Tampoco gusta al regulador que se fijen límites en cuanto al número de viviendas con este uso.

Competencia no sólo ha puesto el foco sobre Bilbao, sino que también ha impugnado en sus respectivos tribunales superiores las normativas de San Sebastián y Madrid. Considera que se dan «efectos restrictivos sobre la competencia en las tres ciudades, al impedir la entrada de nuevos operadores y consolidar a los oferentes de alojamientos turísticos ya instalados». Una situación que «provocará precios más elevados en el alojamiento turístico y reducirá la calidad, la inversión y la innovación» en los negocios de este tipo en estas tres ciudades.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, considera que la CNMC está dando «alas al libre mercado sin considerar otro valor». Y desde el Consistorio madrileño aseguran que defenderán su regulación, que consideran perfectamente legal. Por contra, el Ayuntamiento de Bilbao ha rechazado hacer valoraciones sobre este recurso que, en cuanto sea admitido a trámite, tomará forma de demanda.

Las cifras

620
pisos de alquiler turístico hay en Bilbao; el 38% de ellos, 235, son clandestinos.
3.648
es el total de este tipo de negocios que hay en Euskadi. Más de la mitad son ilegales.

Una situación que, por otra parte, ya se veía venir. Hay que recordar que Competencia ya se había puesto en contacto con el gobierno municipal hace meses para instarle a cambiar la normativa; en caso negativo, había advertido de que iría a los tribunales. En el pleno del pasado mes de mayo el gabinete de Juan Mari Aburto, apoyado por todos los partidos de la oposición, decidió hacer oídos sordos. «Lo que nos une a todos es que consideramos que los municipios tienen capacidad para regular los usos urbanísticos para defender los derechos de las personas», dijo entonces Asier Abaunza, concejal de Planificación Urbana.

Un as en la manga

Para los partidos opositores hace falta una regulación, ya sea para mantener la convivencia con los vecinos o para evitar el encarecimiento de los pisos en ciertas zonas. El concejal popular Óscar Fernández Monroy volvió ayer a defender la ordenanza, en la que se busca el equilibrio entre mantener la libre competencia y evitar los abusos.

Con la vista puesta en Barcelona, Valenciay Palma de Mallorca

Competencia empezó llevando a los tribunales las normativas autonómicas de Madrid, Canarias, Galicia y Castilla y León. Y ahora les toca el turno a las ordenanzas municipales. Ayer anunció la batalla contra Bilbao, San Sebastián y Madrid. Pero la lista no se va a acabar aquí, porque según fuentes de la CNMC también están en la lupa Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca y Santiago de Compostela.

Todos ellos, comunidades autónomas antes y ayuntamientos ahora, tratan de poner límites a los alquileres de pisos turísticos, un fenómeno que se ha disparado desde que existen plataformas digitales como Airbnb, donde se comercializan a lo largo de todo el mundo y han supuesto todo un 'boom' como alternativa a los hoteles. Eso ha tenido ciertos efectos nocivos: de un lado, molestias a los vecinos; de otro, el encarecimiento, sobre todo, en los precios de los alquileres en las zonas más populares de las ciudades.

En todo caso, desde que el Ayuntamiento desoyó el reclamo de Competencia existía casi la total certeza de que el asunto terminaría ante los magistrados.

También es verdad que el Consistorio asegura tener un as en la manga: incluso en caso de que los jueces asuman las tesis de la CNMC y deroguen la ordenanza actual, nada cambiaría porque volvería a ser aplicable la normativa anterior, la de 1995. Y en ella se aplican prácticamente las mismas restricciones a cualquier tipo de actividad económica que se pretenda llevar a cabo en edificios de viviendas. Fue entonces, hace más de veinte años, cuando se estableció la prohibición de montar negocios más allá de la primera planta. En aquel momento el objetivo era evitar que las oficinas terminasen colonizando los edificios residenciales dejando deshabitado el centro de la ciudad. Ahora, esa restricción pretende lo contrario: que una alta afluencia de turistas altere la convivencia y genere molestias a los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos