Así será la reforma del acceso a Bilbao que «va a cambiar la fisonomía» de Basurto

Así será Basurto tras las obras. / Ayuntamiento de Bilbao

Las obras costarán 5,75 millones y durarán 21 meses, aunque no interrumpirán el intenso tráfico

EVA MOLANO

El Ayuntamiento de Bilbao iniciará ya, este mismo mes, la remodelación de la carretera Basurto-Castrejana y la avenida Montevideo a la altura del hospital. El tajo estaba previsto que arrancase a mediados de agosto, aunque se ha retrasado, ya que se han dado prioridad a otros trabajos en este tiempo, ha explicado Asier Abaunza, el concejal de Obras, Servicios, Espacio Público y Planificación Urbana. La oferta más ventajosa de entre las ocho que concurrían fue la presentada por la unión de empresas Byco, formada por Ferrovial Agroman e Inbisa, que realizará el proyecto por 5,75 millones de euros.

La carretera Basurto-Castrejana y la avenida Montevideo son parte de los once viales que conforman el mapa de accesos de Bilbao. Las obras se amoldarán al tráfico durante 21 meses para no interrumpir la circulación de los más de 16.600 vehículos que cada día acceden al centro de la ciudad por estas dos carreteras, 9.600 de ellos por la avenida. Lo que sí habrá serán desvíos. Se actuará en 480 metros lineales de esta arteria. Se crearán dos nuevas rotondas partidas semaforizadas de 32 metros de diámetro, una en el cruce con Gurtubay y otra en su conexión con la Cuesta de Olabeaga, ocupando terrenos del hospital, pero mejorando la entrada al centro sanitario.

En ambas glorietas se dará prioridad a la llegada de tráfico desde Zorroza, pero se facilitarán los cambios de sentido, un movimiento que ahora está muy limitado. A los lados de la vía discurrirán amplias aceras. Se mantendrán los dos carriles por sentido y las dos paradas de autobús actuales se fundirán en una más larga a cada lado de la calzada, aunque habrá marquesinas diferentes. Los carriles reducirán su anchura hasta los 3,3 metros, eso sí.

La subida desde Olabeaga también tendrá un carril por sentido y un paseo. Mientras, junto a la estación de Feve habrá unas escaleras y un ascensor que salvarán los seis metros de desnivel hacia la carretera Basurto-Castrejana. Este vial se alejará de los edificios y pasará sobre la cubierta de la estación de Feve, que se decorará. También se prevé la mejora de la plaza del ambulatorio.

Cambio de fisonomía

El director del proyecto, Javier Orduna, ha explicado que lo primero será «meterse a saco con la cuesta de Olabeaga y el aparcamiento que se sitúa en la cubierta de la estación. Los primeros 14 meses de obra serán los más complicados. Después, los 7 siguientes serán de remates.

Abaunza ha explicado que «se trata de una obra potente, en un barrio como Basurto, que da continuidad a una actuación de soterramiento que ya se hizo en la zona y que desde entonces, había dejado a los vecinos en una situación que era mejorable. El concejal ha asegurado que el tajo «va a cambiar totalmente la fisonomía» de la zona y que se va a mejorar la calidad de vida de los vecinos, además de la conexión de Basurto con zonas como Lezeaga y Santiago.

La reforma de toda esta zona quedó pendiente tras el soterramiento de Feve en 2010. El proyecto sustituye al que Bilbao Ría 2000 preveía: la desaparición de la avenida de Montevideo y la unificación de la carretera Basurto-Castrejana con Autonomía. Costaba 14 millones y al final, quedó en el cajón. Hasta ahora, los vecinos han convivido con barandillas y rampas provisionales y un perpetuo caos circulatorio.

 

Fotos

Vídeos