El Colectivo Antitaurino y Animalista se concentra en Durango contra las vaquillas

Algunas personas han increpado a los manifestantes/Fernando Gómez
Algunas personas han increpado a los manifestantes / Fernando Gómez

Un grupo de vecinos pedirá un referéndum al considerar el espectáculo de vaquillas como un maltrato animal

MANUELA DÍAZ

Por el mismo escenario en el que apenas unas horas antes cientos de personas participaban en la segunda jornada de zezenak dira de los 'Sanfaustos' de Durango, una concentración del colectivo antitaurino y animalista recorría las calles del casco viejo de la villa al grito de 'Basta ya de maltrato animal'. Argumentan que la actividad de la vaquilla ensogada que se celebra desde hace siglos en Durango maltrata a los animales. Una tradición que, por la estricta normativa de seguridad, el coste y las protestas animalista, sólo se sigue celebrando en 18 municipios vascos. Después de que Bilbao retirara de su programa las sokamuturrak hace unos años, solo las mantienen Otxandio y la villa duranguesa dentro de la provincia vizcaína.

La concentración a la que asistieron cerca de 70 personas y asociaciones como Libertad animal Navarra, grupos animalistas de Azpeitia y Orduña, y el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), recorrió de manera pacífica el casco viejo de la villa ante la mirada curiosa de numerosos durangueses que disfrutaban de las fiestas de la localidad. «Es una tradición caduca de maltrato animal que se resiste a desaparecer», lamentaron en un comunicado a favor de los derechos de los animales que se leyó al término de la marcha.

«Hay que evolucionar»

Los durangueses organizadores, aunque se sorprendieron de la buena respuesta de la convocatoria, echaron en falta más presencia local en las filas. «Hay que evolucionar y por eso pediremos un referéndum al Ayuntamiento», afirmó el durangués Jorge Iraurgi, de PACMA. También adelantaron que ésta solo es la primera de las concentraciones que seguirán haciendo en Durango hasta que el consistorio retire las zezenak dira del programa festivo.

El único momento que ha generado un poco de tensión fue cuando la protesta pasó junto a un grupo se puso a cantar a su paso 'kalean gora, kalean behera, kalean gora zezena…'. Indignado, Carlos Ardanza, uno de los persentes, afirmaba que la concentración no era más que una «chorrada» ya que es «una tradición de siempre, en la que no se hace ningún daño al animal». En este sentido, otras personas, como Marian Merino, admitían que, si bien se declara en contra de las corridas de toros, le gustan las zezenak dira ya que en Durango son «muy respetuosas» con las vaquillas e incluso los propios participantes se enfrentan a quien se atreve a tocar al animal.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos