'Yen', un cachorro muerto en la ría con una piedra al cuello

'Yen' es la última víctima del maltrato animal en Bilbao. /apa puppy
'Yen' es la última víctima del maltrato animal en Bilbao. / apa puppy

El perro, de sólo ocho meses, había estado en la perrera de Artxanda, a donde había ido a reclamarlo su presunto dueño hace un par de meses. Lo siguiente que se ha sabido de él ha sido su trágico final

Eva Molano
EVA MOLANO

El grado de salvajismo de la gente con la que convivimos repugna. 'Yen', como le bautizaron en la perrera municipal, apareció atado junto al centro de Artxanda a finales de marzo. En el centro le pusieron el chip identificador – es ilegal que carezcan de este dispositivo– y al de unos días, el supuesto propietario acudió a la perrera y lo reclamó. Dijo que era suyo. El centro se lo devolvió. Nada más se supo de él hasta el pasado domingo, el día de las elecciones. Su cádaver apareció en la ría. Tenía solo ocho meses. Lo habían lanzado al cauce con una piedra atada al cuello, para que se ahogase. El propietario, residente en Bilbao, ha sido denunciado. El chip que le implantaron en la perrera permitió descubrir la identidad del dueño. El suceso ha horrorizado a las protectoras. El 17 de noviembre, otro individuo mató a un cachorro lanzándolo desde el balcón de una pensión en Bilbao La Vieja. Quiso tirarlo a la ría, pero se estampó contra el suelo. Por eso, las protectoras se manifestarán a las 20.00 horas de hoy, desde el Ayuntamiento, contra los sacrificios, el maltrato animal y para pedir adopciones.

No habrá sacrificios para abrir hueco en la perrera municipal de Bilbao. Las representantes de las dos asociaciones que colaboran con las instalaciones que dependen del departamento de Salud y Consumo del Ayuntamiento, APA Puppy y Felinos Bilbao, se reunieron el miércoles con la concejala en funciones del departamento, la socialista Yolanda Díez, que les trasladó su firme compromiso de no tomar estas medidas drásticas para aliviar la saturación del refugio. En su lugar, y para solucionar la masificación de las instalaciones, se ampliará en una docena los cheniles que existen en la perrera, para así dar cabida a más mascotas. Por otro lado, se reforzará el servicio de veterinaria y el de limpieza. Por último, se realizará una campaña publicitaria tanto en Bilbobus como en los centros de distrito municipales para promover las adopciones.

Colapso

Los autobuses municipales lucirán la imagen de la campaña de adopciones desde el próximo 9 de junio, mientras que los folletos llegarán a las instalaciones municipales la próxima semana. Se llamará a la adopción de animales con el lema de 'el cariño no se compra' y también a la responsabilidad de los propietarios. Tenerlos sin censar , sin el chip obligatorio, es sancionable porque así, los dueños pueden abandonarlos, maltratarlos o matarlos impunemente.

Anuncio de la perrera municipal

Las asociaciones que colaboran con la perrera municipal advierten que las instalaciones están saturadas desde hace dos años y piden una ampliación importante. En Bilbao ya hay más perros que niños. Se calcula que 34.615, más que nunca. Cada día entran perros abandonados en las instalaciones- atados en la puerta, deambulando, dejados en una caja, tirados en la basura- y el Ayuntamiento reconoce que ha habido un descenso en las adopciones.

Del 1 de enero al 31 de abril, ingresaron 137 cánidos. 50 fueron devueltos a sus dueños porque se habían perdido y otros 52 adoptados. Ahora mismo, hay unos 80 en el refugio, y 75 gatos. Además, otros 20 perros están viviendo en hogares de acogida de la red de voluntarios de Apa Puppy. El área apunta que se está produciendo una disminución de los gatos atendidos desde que se implantara en las calles el programa CES de captura, esterilización y suelta.

Las protectoras advirtieron el lunes que técnicos responsables del área habían comunicado a trabajadores y voluntarios la intención de comenzar a realizar sacrificios para aliviar la masificación, y que se iba a empezar con los animales que más años llevan viviendo allí. Habían convocado, por ello, una manifestación a las 20.00 horas de hoy, entre el Ayuntamiento y la Plaza Moyúa.

Cría y comercio

Una portavoz del área desmintió que se haya planteado esta posibilidad, mientras que las asociaciones aseguran que se ha reculado. La perrera lleva sin practicar sacrificios desde el año 2004. El Ayuntamiento da cobijo a los animales, alimentación, y servicio veterinario: en cambio, ellas recogen mantas, alimentos especiales cuando están enfermos y pagan los tratamientos especiales en las clínicas. También gestionan las acogidas y las adopciones. Solo en veterinarios, Felinos Bilbao gastó 38.615 euros para un total de 280 gatos, de los que lograron dar en adopción 179, y lo sacaron todo de donaciones de particulares. Appa Puppy, mientras, gastó más de 10.000. Los perros potencialmente peligrosos son los que viven más tiempo en las instalaciones porque son los que más difícil tienen el encontrar un hogar: sus adoptantes tienen que contratar un seguro, tener una licencia, no pueden quitarles el bozal ni soltarles en ningún sitio... Si ya es difícil encontrar una familia a un perro abandonado, con ellos las cosas se complican más. Así que suelen estar condenados a cadena perpetua. «Si se prohibiera la cría y el comercio de animales, no ocurriría esto. La mayoría de ejemplares de las camadas acaban en las perreras o sacrificados», explican.

Las claves

Adopción
Entre enero y abril, las instalaciones han acogido a 87 perros sin dueño y se han tramitado 52 adopciones

Temas

Bilbao