El cierre de la gasolinera de Calixto Díez permitirá crear una plaza con más zonas verdes

Imagen actual de la gasolinera de Cepsa en la calle Calixto Díez./
Imagen actual de la gasolinera de Cepsa en la calle Calixto Díez.

El Ayuntamiento de Bilbao también prevé ampliar las aceras de la calle Zabalbide a su paso por el barrio de Uribarri

XABIER GARMENDIA

Quedan muy pocas en plena ciudad y todo parece indicar que en un futuro no demasiado lejano acabarán desapareciendo. La gasolinera de la calle Calixto Díez, a solo unos metros de Autonomía, tiene los días contados y su cierre va a suponer una revolución en el entorno. El Ayuntamiento de Bilbao peatonalizará el pequeño tramo comprendido entre Labayru y Gordoniz para formar una plaza de 2.300 metros cuadrados en la que predominará el color verde.

Se dispondrán nuevos parterres para recoger los árboles existentes en la actualidad y se plantarán otros. El Consistorio busca así que se cree un itinerario peatonal para conectar la zona con la plaza de La Casilla a través de la calle Zugastinobia.

El cierre de la gasolinera, actualmente explotada por Cepsa, es el elemento más importante de la reforma, contemplada en el programa Auzokide. El Ayuntamiento aún está trabajando en el procedimiento para su clausura, ya que no está sujeta a una licencia convencional.

Indemnización

Como ocurría con otras gasolineras urbanas, abrió durante la dictadura franquista, cuando las empresas eran de titularidad estatal. Ahora se debe estudiar cómo realizar la rescisión y calcular la indemnización económica para la compañía. «No será una cuantía muy grande», ha aclarado el concejal de Obras y Servicios, Asier Abaunza, durante la presentación del plan.

La peatonalización de este pequeño tramo –en el resto de la calle no hay ninguna actuación prevista por el momento– permitirá reordenar el espacio; por ejemplo, en el caso de las terrazas de hostelería, ya que se favorecerá el tránsito peatonal. También se repavimentará todo el espacio en una plataforma única respecto a la calzada, con lo que se busca calmar el tráfico.

Asimismo, se ampliarán las aceras de la calle Labayru y se dispondrán dos nuevos pasos de peatones de conexión con Gordoniz para facilitar el itinerario hacia La Casilla. En total, el Ayuntamiento invertirá 880.000 euros para unas obras que durarán seis meses tras el proceso de licitación.

Calle Zabalbide

Por otra parte, el Consistorio también ha presentado una serie de mejoras para «humanizar» la calle Zabalbide a su paso por Uribarri. En concreto, se trabajará sobre el tramo comprendido entre los números 106 y 112. En la actualidad, solo hay una acera a un lado, lo que provoca que algunos portales salgan directamente a la calzada. Ahora, el tajo permitirá ampliar la acera hasta los 4 metros de anchura y también la carretera por el lado opuesto.

Asimismo, se habilitarán pasos de peatones más accesibles al rebajar los bordillos y se colocarán baldosas podotáctiles. Los planes también prevén construir una glorieta en la entrada hacia Arabella, aunque este elemento está aún sujeto a los trámites de urbanización para abrir una residencia de ancianos en ese lugar. En este caso, el presupuesto es de 850.000 euros y el plazo de ejecución es de cinco meses.

 

Fotos

Vídeos