Una conductora del metro evita el arrollamiento de una persona caída en las vías en Moyua

Los sanitarios atienden al hombre accidentado. / LUIS CALABOR

El servicio del suburbano se vio interrumpido ayer durante unos minutos entre Abando e Indautxu

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Frenó a un metro escaso de distancia del punto donde se encontraba tendido el hombre y su silla de ruedas. La pericia de la conductora del metro evitó ayer una tragedia en la estación de Moyua. Un discapacitado de 68 años resultó herido al caer con su silla eléctrica a las vías del metro, según confirmó un portavoz del Departamento de Seguridad.

El incidente se registró sobre las doce menos cinco de la mañana. Al parecer se debió a un descuido, aunque las causas del accidente aún se están investigando. Fuentes del suburbano descartaron que hubiera ningún empujón. Por la zona en la que se produjo, tampoco apuntaba a un intento de suicidio. La víctima se precipitó al foso por donde circula el suburbano momentos antes de la llegada de un tren. El hombre sufrió un fuerte golpe en la cabeza y en la cara al caer. La jefa de la estación y otros operarios ayudaron al herido a incorporarse lentamente. Después, fue trasladado en camilla por una ambulancia de Osakidetza hasta el hospital de Basurto, donde fue examinado por los médicos.

La habilidad de la maquinista impidió el arrollamiento. La profesional tuvo tiempo de reaccionar y activó el freno de seguridad segundos antes de alcanzar al usuario, que yacía sobre los raíles, según explicaron fuentes internas de la compañía. Pese al mal trago, la conductora se encontraba en buen estado y declinó recibir asistencia en una clínica. La mujer continuará hoy con normalidad su turno de trabajo, indicaron las mismas fuentes.

Servicio interrumpido

La silla de ruedas eléctrica, de gran peso, quedó sobre las vías, lo que provocó algunos retrasos en el servicio, entre las paradas bilbaínas de las plazas Moyua y de Indautxu. El resto del trazado no se vio afectado y se mantuvieron las frecuencias. El metro permaneció detenido en este punto a lo largo de media hora. Una vez el artefacto eléctrico, que sufrió algunos daños, fue retirado de los raíles, se restableció la circulación y poco a poco se fue recuperando la normalidad del servicio.

Los ertzainas, con la silla de ruedas del hombre que ha caído a las vías del metro.
Los ertzainas, con la silla de ruedas del hombre que ha caído a las vías del metro. / LUIS CALABOR

El pasado 22 de marzo se vivió también una mañana especialmente complicada en el metro con dos arrollamientos en apenas hora y media. El primero se produjo hacia las 9.30 horas en la estación de Abatxolo, en Portugalete, cuando un hombre de mediana edad se precipitó a las vías «por causas ajenas al metro». Sobre las once de la mañana, la escena se repitió en la transitada estación bilbaína de San Mamés, donde una mujer fue atropellada por una unidad del suburbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos