Cientos de comercios vizcaínos cobran las bolsas de plástico pese a no ser obligatorio

Un cliente carga las bolsas de la compra en el coche./Luis Ángel Gómez
Un cliente carga las bolsas de la compra en el coche. / Luis Ángel Gómez

Cámara de Comercio y Gobierno vasco acusan a estos negocios de «faltar a la verdad» al ampararse en una normativa «que no ha entrado aún en vigor»

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Cientos de comercios vizcaínos, especialmente supermercados, panaderías y empresas de comida a domicilio, cobran las bolsas de plástico que entregan a sus clientes, pese a no ser todavía obligatorio. Tanto la Cámara de Comercio de Bilbao como el Gobierno vasco han mostrado en las últimas semanas su «preocupación» por la «dinámica» emprendida por aquellos negocios de alimentación que exigen a los consumidores el pago de entre 0,02 y 0,10 euros por cada bolsa de un solo uso.

Estos establecimientos se amparan en la aplicación de un Real Decreto –se encuentra actualmente en fase de proyecto– que debería haber entrado en vigor el pasado 1 de marzo. Desde esta fecha podrá aplicarse «en cualquier momento» y el cobro será obligatorio a lo largo de este año. Algunas fuentes apuntan a junio como fecha más probable.

Una vez se aplique la ordenanza, ya vigente en Cantabria, pese a tener rango estatal, quedará prohibida la venta gratuita de estos envoltorios –con un espesor igual o superior a 50 micras– para garantizar el cumplimiento de una directiva comunitaria que pretende reducir de forma gradual su consumo para proteger el medio ambiente. Se exceptúan de este cobro las bolsas de plástico «muy ligeras y necesarias» por razones de higiene, como las que se entregan para proteger carnes y pescados. A partir del 1 de enero de 2020, la Unión Europea sólo autorizará la comercialización de bolsas compostables.

Tanto el Departamento de Turismo del Gobierno vasco dirigido por el socialista Alfredo Retortillo como la Cámara de Comercio entienden que ningún establecimiento debería cargar tasa alguna a sus clientes, si bien tampoco considera «ilegal» esta práctica. «No se engaña a los clientes, pero en cierta manera sí se les está confundiendo al escudarse en una normativa inexistente a día de hoy. En consecuencia deberían retirarse los anuncios que te encuentras en algunos comercios indicando de la obligatoriedad del cobro desde el 1 de marzo porque no es así. Quien quiera cobrar que cobre, pero que no pongan carteles que faltan a la verdad», razona Mari Paz Irastorza, directora de la Cámara de Comercio.

«Efecto disuasorio»

Supermercados como Eroski, Mercadona o BM, que no lo hace en Bizkaia pero sí en Cantabria, justifica el cobro por su «efecto disuasorio. Hasta que el Real Decreto se apruebe, BM tiene previsto mantener la política que permite a los clientes elegir entre diferentes opciones a la hora de transportar su compra, entre ellas las bolsas gratuitas. Después, ofreceremos las de plástico de varios usos y las de rafia, ambas de pago, como las que damos en los supermercados de Cantabria, donde ya existe la norma», subrayan.

Desde Eroski, que comenzó a cobrar en 2010 la bolsa de un solo uso, recuerdan que las medidas de concienciación social y de educación del consumidor tienen un «alcance importante», pero nunca alcanzan la «eficacia absoluta» que garantiza, en su opinión, «una norma vinculante. Intentamos que el consumidor elija informado pero libre y ponemos a su disposición herramientas para favorecer una vida más saludable y sostenible con bolsas reutilizables o eliminando buena parte del colorante de los envases tradicionales de plástico», apunta Alejandro Martínez Berriochoa, director de Salud y Sostenibilidad de Eroski.

Mercadona extendió en 2011 a todas sus tiendas el cobro de bolsas reutilizables, que empezó a aplicar un año antes en Cataluña. Lo hizo para concienciar a sus clientes y «cumplir con los objetivos de reducción establecidos en el Plan Nacional Integrado de Residuos». También El Corte Inglés carga una tasa, que exime en los servicios a domicilio.