El traje de neopreno que se fabrica en Urduliz para personas con discapacidad

El neopreno ha sido probado con éxito en piscinas./seland
El neopreno ha sido probado con éxito en piscinas. / seland

Una empresa de Urduliz diseña un traje de neopreno para que personas con movilidad reducida se ejerciten en el agua

TXEMA IZAGUIRRE

La piscina tiene un efecto terapéutico para las personas parapléjicas. «El agua les alivia. La hidroterapia es quizá la mejor rehabilitación», destaca Cristina Solaun, diseñadora y responsable de I+D de la empresa Seland. En esta firma de Urduliz han diseñado un traje térmico de neopreno para quienes sufren discapacidad, tienen movilidad reducida o, simplemente, están en un proceso de rehabilitación médica.

Solaun lleva trabajando en este traje desde 2015 y en el resultado final han influido mucho los estudios de enfermería que realizó en su juventud. «Empecé en rehabilitación, con personas parapléjicas», recuerda. Aquella experiencia le ha cargado de «una sensibilidad especial hacia esta gente». Y se pone en su lugar para explicarlo. «Hay padres que invierten cuatro horas de esfuerzo en llevar a sus hijos para que se pasen unos pocos minutos en la piscina». El traslado en coche, la silla de ruedas, cambiarles de ropa y bajarles con una grúa al agua acaba en fiasco. Se enfrían muy rápido, aun cuando están climatizadas. «Si lo normal suelen ser unos 10 minutos para que se echen a temblar, este traje de goma les permite aguantar cerca de una hora», asegura. Y también lo pueden utilizar en el mar.

La clave del invento está en el neopreno, el tejido polar interior «que les mantiene el cuerpo calentito por dentro» y la pieza de corcho que les ayuda a flotar estables sin esfuerzo alguno. Otra ventaja son sus cierres de velcro. Se ajustan con facilidad a diferentes estaturas y envergaduras. Les permite ponerse y quitarse el traje de forma sencilla. Y la multifunción incluye poder meter contrapesos de plomo para que los pies se hundan y se puedan hacer ejercicios con las piernas. «Se puede estrechar o acortar de una manera sencilla», asegura la diseñadora.

Solaun muestra el traje para personas con discapacidad.
Solaun muestra el traje para personas con discapacidad. / pedro urresti

Beneficios notables

Con esas claves, el traje multiplica sus posibilidades de uso. Sirve para quienes padecen ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), personas mayores con escasa movilidad o para quienes simplemente deben afrontar un proceso de rehabilitación tras un trauma óseo. Ya lo han probado con buenos resultados. Un crío con parálisis cerebral ha sido uno de ellos. «Ver sonreír a un niño parapléjico en el agua es la mejor recompensa. Vale más que cualquier cosa». Solaun asegura que los beneficios son tremendos para estas personas: «En la piscina se les relaja el cuerpo, cesan los espasmos que sufren en ocasiones y se les ve felices».

A Seland suelen llegar personas y compañías con peticiones «especiales». Solaun asegura que a esta firma, que nació en 1984 en el Puerto Viejo de Algorta orientada a ofrecer sus productos para la práctica de deportes acuáticos como el surf o el buceo, le consultan las empresas de ortopedia. Trabajan ya con una de gran prestigio (Vulcan). Con ellos han ideado, desde guantes para amortiguar las molestias que causan las muletas en las manos al andar, a un traje especial para una mujer que padece esclerosis. También colaboran con una ONG asturiana, llamada 'Olas sin barreras', al que pertenece un primo de Solaun. A ellos han destinado trajes para una joven ciega o para niños con problemas psicológicos y con síndrome de Down.

Las claves

Cristina Solaun, creadora:
«En el mar y la piscina se les relaja el cuerpo, los espasmos que sufren cesan y se les ve felices»
Avance.
El diseño permite que los usuarios puedan estar hasta una hora a remojo sin quedarse fríos