El día de Cervantes

Maite Ibáñez, Felicia del Fresno, Sahara Vicente, María José Plaza y María José Domínguez./Fernando Gómez
Maite Ibáñez, Felicia del Fresno, Sahara Vicente, María José Plaza y María José Domínguez. / Fernando Gómez

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, inicia la lectura del Quijote e inaugura el Día del Libro

TXEMA SORIA

La Unesco reconoció en 1995 que el 23 de abril, fecha en la que se conmemora el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Indio Garcilaso de la Vega, sea considerado como el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor. Un día en el que los enamorados, por lo menos eso ocurre en Cataluña, suelen manifestar su pasión regalando a su pareja un libro y una rosa. A las once y media de la mañana, en el hotel Abando, tuvo lugar la lectura, que en este caso fue multilingüe, de Don Quijote de La Mancha. Más de cincuenta personas, de manera ininterrumpida hasta las ocho de la tarde, leyeron en público las andanzas del Ingenioso Hidalgo.

La lectura la comenzó en euskera Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao; y la prosiguió, en castellano, Alfonso Gil, concejal socialista del Ayuntamiento bilbaíno; y Amaya Fernández, secretaria general del PP en el País Vasco. El hostelero Enrique Thate, para que se viera que el evento era multilingüe, recitó parte del texto en su idioma paterno, el alemán. Entre quienes se acercaron al encuentro se encontraban concejales como Yolanda Díez, Kepa Odriozola, Beatriz Marcos, Carmen Carrón u Óscar Fernández Monroy.

Al acto, que fue organizado por la Asociación Artística Vizcaína, acudieron Íñigo María de la Fuente, director del hotel Abando; Vega García, Esmeralda Herlo, Andoni Renteria, Mari Ángeles Pérez, Pablo Camarero, Marino Montero, Fernando Zamora, el algorteño Manuel Aresti, Javier Diago, de la Hermandad de Begoña; Ángeles Cabañas, Jon Etxebarria, José Ignacio Sáez, el pintor Roberto Zalbidea, Juan Carlos Rastrollo, presidente del Centro Extremeño en Bilbao, Felicia del Fresno, Maite Ibáñez, María José Plaza, María José Domínguez y Sahara Vicente.

Unos minutos más tarde, a las doce del mediodía, en la calle Berastegi, donde 36 stands presentaban las últimas novedades literarias, el alcalde Juan Mari Aburto, que ayer hizo doblete, abrió los actos del Día del Libro. En el acto inaugural también intervinieron Kepa Torrealdai, presidente de la Asociación de Libreros de Bizkaia; Asier Muniategi, coordinador de las Ferias del Libro del País Vasco; y los escritores Jon Arretxe, que, tras asegurar que estaba cansado de la campaña electoral, recomendó que el personal hablara con los libreros y se encerrara en casa a leer un buen libro, y Toti Martínez de Lezea, quien afirmó que ella, que no cree mucho en San Jorge, sí cree en los dragones, en la ficción.

Entre los asistentes al encuentro se encontraban Andrés Fernández, gerente de la Cámara del Libro de Euskadi; libreros como Josu Mazas, de Libro Bilbao, que ayer cumplió años; Fernando Tarancón, Bernar Zarraga o Fernando Fernández. Asistieron ediles como Francisco Samir Lahdou, Carmen Muñoz o Asier Abaunza. Se acercaron Bea Fanjul, Leopoldo Barreda, Alberto Ruiz de Azua, Joserra Taranco, Begoña Morán, responsable de la Biblioteca de Bidebarrieta; Justo Ezenarro, Antón Pérez de Mendiola, Arturo Trueba, la poeta Andrea Uña, Agustín Mamolar, Ana Viñals, Javier Sagastiberri, el escritor Félix G. Modroño, que acaba de publicar su última novela 'La fuente de los siete valles', la escritora Inma Roiz, Jorge Díaz, coautor de '¡Yo fui a EGB', Isidro Elezgarai, presidente de Unicef en el País Vasco, y Toni Garzón.