Castro opina sobre la escuela de esukera