Castro lanza una encuesta para instalar un euskaltegi en el municipio

Vista de Castro./
Vista de Castro.

La última información disponible del Consistorio sobre la demanda de clases de euskera en la localidad es de hace una década, cuando se realizaron 300 preinscripciones

EL CORREO

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha iniciado una encuesta, que prolongará hasta el 9 de junio, para estudiar la posibilidad de instalar un centro de enseñanza de euskera en el municipio en colaboración con AEK y el apoyo del Gobierno vasco, a través de Instituto vasco Etxepare.

El objetivo es actualizar los datos de demanda para el aprendizaje del euskera en la localidad, porque la última información disponible a este respecto son «300 preinscripciones que se registraron hace una década», cuando se puso en marcha a través de las escuelas municipales, indica en un comunicado el Consistorio castreño.

En la encuesta, que se puede rellenar por internet o de forma presencial, se pregunta a los potenciales alumnos cuál es su nivel de euskera, en cuál se matricularían y qué horarios y distribución de las clases prefieren.

Entre los 600 y los 750 euros

En un principio el euskaltegi se ubicaría en las aulas del Centro Cultural Eladio Laredo (edificio Royal) y el precio del curso completo de 200 horas lectivas -6 horas por semana de octubre a mayo o junio- oscilaría entre los 600 y los 750 euros, que podrá ajustarse en función del número de alumnos y de la coordinación de horarios.

Los cursos de euskera serían autofinanciables con el precio de matrícula, al igual que ocurre con las escuelas municipales de música e idiomas ya existentes en Castro, para cuyo mantenimiento el Ayuntamiento cede espacios en sus centros culturales.

En un primer momento, la Concejalía de Educación y Cultura (que dirige el partido ecologista Castro Verde) señala que para este proyecto se puso en contacto con el Gobierno vasco y HABE (Instituto de Alfabetización y Reeuskaldunización de Adultos), pero esta entidad «no puede actuar fuera» del País Vasco.

Por ello, explica que redirigió la gestión hacia Etxepare, que ha hecho de intermediario y ha apoyado el proyecto poniendo en contacto al Ayuntamiento con AEK, que «sí imparte enseñanzas de euskera fuera del País Vasco y cuenta con subvenciones del Gobierno vasco».