El cannabis como solución al insomnio y las migrañas

Ángel Uriarte, con un botellín de aceite de cannabis italiano. / T. B.
Ángel Uriarte, con un botellín de aceite de cannabis italiano. / T. B.

El médico bilbaíno Ángel Uriarte investiga desde hace más de 15 años el cannabis y aboga por su regulación para utilizarlo con fines terapéuticos

TERRY BASTERRA BILBAO.

Más de 60.000 enfermos crónicos en España, 3.000 de ellos vascos, toman cannabis para mitigar sus dolencias o los efectos secundarios de sus tratamientos. Pacientes con cáncer, párkinson, esclerosis múltiple, fibromialgia o colón irritable se han acercado a esta planta por sus propiedades terapéuticas. Ángel Uriarte lleva más de quince años investigándola. Este bilbaíno especializado en medicina del bienestar y antienvejecimiento es contundente: los cannabinoides no curan por sí solos, pero sí pueden complementar los fármacos que ya toman los pacientes.

«A nivel medicinal el cannabis tiene tres efectos principales: es antiinflamatorio, antioxidante y antiexcitante», defiende este especialista. Pero no solo esto. Ayuda a regular «acciones fisiológicas» gracias a su capacidad para regular el sistema endocannábico del cuerpo, una de las redes de sensores que forman parte del sistema nervioso. Puede paliar por sí solo episodios «de insomnio, migrañas, ansiedad o estrés», detalla Uriarte. En dolencias más graves reconoce que, aunque existen testimonios de enfermos que destacan sus «efectos beneficiosos, no hay evidencias clínicas que los prueben». Por ello insiste en la necesidad de que se pongan en marcha estudios que confirmen o descarten las bondades que defiende este experto.

Investigación
Reclama estudios clínicos que confirmen o descarten los beneficios de esta sustancia para las dolencias graves.
Regulación.
Este médico aboga por avanzar en este camino para permitir la investigación del cannabis y venta de ciertos productos con fines terapéuticos.
Composición
Los productos con fines médicos contienen principalmente CBD, un componente no psicoactivo de la planta.

El cannabis es una droga que genera controversia y discusiones dentro de la propia comunidad médica. La Organización Mundial de la Salud recomienda sacarla de la lista de sustancias más duras y sin valor medicinal. En cambio, entidades como la Organización Médica Colegial (OMC) inciden en que no existe soporte científico para su uso terapéutico. Y los psiquiatras alertan de que cerca de la mitad de los jóvenes con psicosis y esquizofrenia fuman porros.

«A nivel medicinal tiene efectos antiinflamatorios, antioxidantes y regula acciones fisiológicas»

El médico bilbaíno se desmarca de su uso recreativo y destaca que debe prevalecer el abanico de posibilidades que tiene la planta a nivel terapéutico. Aquí considera que es más necesario avanzar en su regulación y seguir el camino abierto por países como Estados Unidos, Alemania o Italia, donde ya está permitido.

Tampoco tiene dudas sobre su modo de consumo. Debe administrarse en microdosis, bien en gotas o bien en elementos comestibles. Nada de fumarlo. Además, los productos deben contener principalmente CBD, el cannabinoide con más aplicaciones sanitarias. Y evitar, salvo recomendación médica, productos que contengan THC, el compuesto psicoactivo de la planta, el que 'coloca'.

«No hay que tener miedo del cannabis medicinal. No es legal que pueda prescribirlo como médico, pero sí informar sobre su existencia y sus efectos beneficioso para la medicina preventiva. Nosotros no afirmamos que cure, eso lo debe decir el paciente», valora Uriarte. El facultativo participó ayer en una ponencia sobre la situación del cannabis en Euskadi, organizada por la Asociación Vasca de Periodistas y el Colegio de Médicos de Bizkaia, como representante de las más de 200 personas que integran la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Este experto lamenta el auge que está teniendo en otros países la producción e investigación de cáñamo de forma controlada con fines medicinales e industriales y que «en España estemos dejando pasar ese tren con la riqueza, empleo y beneficios que puede generar».