Tres semanas sin el ascensor del metro de Santutxu: «Es una faena»

Tres semanas sin el ascensor del metro de Santutxu: «Es una faena»

Fuentes de Metro Bilbao han indicado que se trata de «labores de mantenimiento, no de una avería» y aconsejan a los usuarios ir hasta la parada de Basarrate, donde hay otro elevador

S. VÁZQUEZ

Las escaleras mecánicas del metro no son para todo el mundo. Muchos mayores las eluden porque pierden la estabilidad y temen caerse, quienes van en silla de ruedas o tienen problemas de movilidad tampoco pueden usarlas, lo mismo que las personas que empujan carros de bebés o sillitas. Tampoco son la mejor opción si se llevan bultos voluminosos o el carrito de la compra. Para todos ellos, los ascensores del suburbano son su tabla de salvación... y sufren un 'calvario' cuando no funcionan. Algo que saben muy bien los vecinos de Santutxu. El elevador de la parada de El Karmelo -muy utilizado en un barrio tan populoso- dejó de funcionar a principos de mes «para ser sometido a labores de mantenimiento, no a causa de una avería», según han aclarado fuentes de Metro Bilbao.

Cuando algo así ocurre, el cese del servicio suele ser cuestión de horas o de pocos días, pero en esta ocasión, va para largo, para desesperación de los usuarios. Un cartel colocado en la puerta del ascensor anuncia que la reparación durará «tres semanas», por lo que no estaría en servicio hasta finales de este mes. «Siempre depende de las piezas que se vayan a reponer», argumentan las mismas fuentes, que apuntan como opción que los pasajeros del barrio que necesiten de ascensor «vayan hasta la estación de Basarrate», donde hay otro elevador. «Son unos 500 metros», apuntan.

Esta maniobra es la que realizan los usuarios normalmente cuando el ascensor de estropea, aunque ello les obliga a dar un buen paseo, que para personas con problemas o que acarrean carritos no es muy placentero. Además, ha habido ocasiones, según denuncian los vecinos del barrio, en las que se ha dado la circunstancia de que este plan B no ha servido, porque han coincidido ambos ascensores -los únicos del suburbano en todo el barrio- estropeados. Según fuentes de Metro Bilbao, esta comprometida situación sólo se ha producido en una ocasión desde que el elevador de El Karmelo paró a principios de mes, un domingo. «Fue muy mala suerte, ocurrió por la tarde y se arregló esa misma noche», añaden.

«¿Tres semanas de reparaciones? Te ves perdida, con la silla del crío de un lado para otro. Para llegar a tiempo a los sitios tienes que salir de casa con un montón de antelación. Es una faena. Y para la gente mayor, igual o peor, diles que se vayan a Basarrate, a ver lo que tardan y lo que les cuesta... eso en el caso de que puedan hacerlo, claro», comenta una vecina junto al elevador, donde hay aparcada una furgoneta de las empresa de reparaciones. «Ya nos vamos haciendo a la idea. Pero se te quitan las ganas de irte por la ciudad, últimamente nos quedamos mucho por el barrio y no cogemos el metro a no ser que sea imprescindible, porque cualquier viajecito se convierte en una aventura», apunta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos