El bote que chocó contra una mina y otras noticias de hace un siglo

Arrantzales de principios del siglo pasado./
Arrantzales de principios del siglo pasado.

Había tenderas que atacaban con machete a los recaudadores, discusiones de tráfico que acababan a tiros y algunos enfermos de «la grippe», pero en los periódicos vizcaínos de mayo de 1918 destacaban las historias trágicas del pescador Juan Cruz y del vigilante Pedro Collantes

Carlos Benito
CARLOS BENITO

Ha llegado el momento de retroceder un siglo. Bienvenidos a las noticias de mayo de 1918, que nos muestran un Bilbao y una Bizkaia a veces sorprendentes en su diferencia y otras, extrañamente parecidos a los nuestros: como cada mes, copiaremos una selección procedente de 'El Pueblo Vasco' y centrada en los sucesos, los avisos oficiales y la publicidad de índole más local. No son todas las noticias de la misma fecha, sino que se fueron publicando a lo largo del mes correspondiente, y están tal cual, incluidos los títulos en negrita, con mínimas adaptaciones en la ortografía y la puntuación.

El suceso de Barrica. Ampliando detalles referentes al choque de un bote con una mina, ocurrido cerca de Barrica, comunica el alcalde de esta al gobernador que, a las nueve y media de la mañana, se sintió en Plencia una formidable detonación, cuya causa no pudo averiguarse hasta que, de once a doce, regresaron los pescadores de sus faenas. Estos refirieron que a la citada hora, nueve y media, oyeron la detonación y vieron elevarse a considerable altura una columna de agua. Entonces se acercaron al lugar del suceso, hallando en él algunos restos humanos que flotaban en las aguas, así como fragmentos del bote y gran cantidad de peces muertos. Pudieron observar que los citados fragmentos pertenecían al bote llamado 'Benilde', propiedad de Juan Cruz Garay, vecino de Górliz de 51 años de edad. El bote iba tripulado por él mismo y por sus hijos Víctor y Francisco, de 16 y 13 años respectivamente. Los tres perecieron víctimas del accidente, que ocurrió a seis millas del puerto de Plencia debido al choque del bote con una mina flotante.

Alarma en Achuri. Anoche, a las nueve y media, se produjo una pequeña alarma en las inmediaciones de la Estación de Achuri. A dicha hora acudió numeroso público a despedir a la comisión de Eibar que vino a Bilbao para asistir a las fiestas del dos de mayo. Durante el trayecto, al joven de 16 años Juan Achauniz Aguirre se le ocurrió la diabólica idea de hacer dos disparos al aire, a guisa de expansión. Cuando se escucharon las detonaciones se produjo un gran revuelo, pues se pensó en los primeros momentos que algo grave había pasado, pero afortunadamente no hubo nada que lamentar. Poco después, dos agentes de vigilancia detuvieron al bromista, conduciéndolo a la Inspección de Vigilancia. Cuando ya las gentes se habían tranquilizado, surgió, también cerca de la Estación de Achuri, otro incidente. Un exaltado nacionalista llamado Lorenzo L. Agüero dio un grito subversivo y, como ofendiera con él los sentimientos de los buenos españoles, lo apagaron con clamorosos vivas a España. Nuevamente se produjeron fuertes alborotos y por esta causa intervinieron los agentes de la autoridad, deteniendo al 'bizkaitarra' y a Alejandro Alonso Rodríguez, que fue uno de los que vitorearon a España.

¡Las hay con redaños! Carlota Azcarregui es una mujer de armas tomar. Ayer, cuando se presentaron el celador don Tomás García y el escribiente del mismo en la Plaza del Mercado, don Manuel Uriarte, a cobrarle un 'piquillo', se puso hecha una fiera y, arremangándose hasta el codo, cogió el machete de partir pescado y, poniéndose en postura, dijo a los 'inoportunos' acreedores: «¡Se acabó lo que daban! ¡No pago ni un cuarto!». Y arremetió cuchillo en mano a los empleados. El pobre 'pendolista' fue víctima de las iras de la pescadera, resultando con una herida leve en la mano izquierda.

La grippe. Se han registrado en Bilbao algunos casos de la enfermedad grippal. Ayer se reunió el cuerpo médico municipal, conviniendo en que el estado sanitario de la villa es excelente.

Los de la mano larga. El agente de la Policía municipal Pedro Baceras detuvo ayer en Cantarranas a los jóvenes Juan Arias García, de diez años, y Enrique Martínez Pastor, de once, los cuales el día 31 de marzo último penetraron en el fielato de arbitrios municipales, sito en la estación del ferrocarril de Portugalete, y sustrajeron del cajón 60,75 pesetas. Mas no paran aquí las fechorías de estos niños prodigios, pues se confesaron también autores de los robos siguientes: de la lechería de don Miguel Fernández, que posee en la calle de los Heros, número 17, se llevaron 66 pesetas; del almacén de vinos que en el número 18 de la misma calle posee don Hilario Iturbe, robaron 6,50 pesetas; de otra lechería de la misma calle, de don Amalio García, sustrajeron 10 pesetas; de otra lechería de Barrencalle, propiedad de don Ambrosio Blanco, se llevaron 5; del estanco de la calle Somera, número 18, de don Estanislao Ortega, robaron 15 y un paquete de pitillos de 0,50; de la chatarrería del señor Aguirre, sita en Artecalle 52, sustrajeron 5 pesetas; de la tienda de don Vicente Carbonero, de Ascao 22, se llevaron 16; de la de don Ramón Fernández, de la Sendeja, robaron 26 pesetas, y de la de don Julio Ayala, sita en la misma calle, sustrajeron 5 pesetas.

A todos los vegetarianos (Portugalete). Se convoca a una reunión que tendrá lugar el domingo 5 de mayo a las tres de la tarde en el sitio denominado campa de San Roque a todos los vegetarianos de la provincia de Vizcaya, para tratar de asuntos de mucho interés en beneficio de las teorías vegetarianas. Vegetarianos: no faltéis.

Deja escritas dos cartas, anunciando que se arroja a la ría. El guarda jurado Pedro Collantes venía prestando hace dieciséis años sus servicios en los talleres de construcción de don Mariano Corral, establecidos en el Campo de Volantín. Durante este largo periodo de tiempo, Pedro no cometió la más leve falta, y por su buen comportamiento gozaba de la confianza de su amo y de la estimación de sus compañeros. Pero, el día 13, a Collantes se le ocurrió distraerse y, sin pedir permiso, se marchó a Areta, donde pasó el día empinando el codo. Regresó a Bilbao al día siguiente, apesadumbrado de la falta que había cometido, y, como era muy pundonoroso, se le ocurrió una idea diabólica que inmediatamente puso en práctica. Se personó en los talleres y, sin que nadie le viera, colgó la carabina y el cinturón junto al reloj que marca las horas de servicio. En el arma dejó escritas dos cartas: una para sus amos y otra para su mujer e hijos. En la primera se despide de su principal y le dice que, avergonzado por la falta que había cometido, habíase decidido a poner fin a su vida, arrojándose a la ría. En la que dirige a su familia hace idénticas manifestaciones (...). Se ignora dónde puede encontrarse, así como también si ha cumplido sus proyectos de poner fin a su vida.

El desastre de ayer. De tal puede tildarse el resultado del partido jugado ayer en Jolaseta entre el Athletic y el Arenas. Ganó este por 6 goals a uno. Con esto está dicho todo.

¡Pobre can! Como en España, y por lo tanto en Bilbao, no se han extendido las asociaciones de protección a los animales, el vecino de esta villa Lorenzo Sarto, al pasar junto a su lado un inofensivo perrito, le arreó un sendo garrotazo, armándose con este motivo un regular escándalo entre las protestas del dueño y los improperios del agresor. El municipal Pedro Lasa ha denunciado al Lorenzo como infractor de las ordenanzas municipales.

¿Criminal descubierto? El agente de Policía municipal señor Vela presentó ayer a su jefe, señor Sotelo, el siguiente parte: «Tengo el honor de cursar a usted la adjunta denuncia presentada por doña Juana Hernández Méndez y doña Adela Alcalde Grande, vecinas de la calle de Carnicería Vieja, número 13, tercero y cuarto piso respectivamente. Por la presente hacen constar que, hace aproximadamente un mes, Benito Tabuenca y Úrsula Rodríguez Vidal, que vivían en el piso quinto de la misma casa, sostuvieron una reyerta, y que la Úrsula (...), dirigiéndose al Benito, dijo estas palabras: 'Calla, criminal, que si yo mal te quisiera daría parte de ti por el crimen que cometiste hace seis años en Lérida, marchándote a Francia'. Al día siguiente de la reyerta, le explicó a Adela la forma en que Benito cometió el crimen, aprovechando las sombras de la noche para matar de una puñalada a su víctima, que era el encargado de una fábrica en Lérida. Las diligencias practicadas ayer por su compañero el señor Guantes y el que suscribe dieron por resultado la detención a la una de la tarde de ayer, en la calle de San Francisco, del individuo Benito Tabuenca Romanos (...)».

Datos genealógicos. Se pueden obtener muy interesantes respecto a determinados apellidos, a saber: Retes, Martínez, Martínez de Biergol, Soberosa o Sobrado, Marroquín, Ortiz, Campo y otros. Dirigirse a doña Polonia González, Castro-Urdiales.

Ayer, en Vista Alegre. La empresa dispuso para ayer una novillada económica, corriendo los incidentes de la misma a cargo de los jóvenes 'Agualimpia', 'Begoña' y 'Ramitos' y actuando de víctimas cuatro novillejos de un señor Sánchez, del campo salamanquino. El primero de los citados jóvenes se encargó de pasaportar dos y en ellos estuvo muy valiente y decidido, intentándolo todo repleto de una gran voluntad. En el último novillejo dio el cambio de rodillas que le costó la pérdida de las muelas, pues el torete derrotó y el muchacho no pudo librar el hachazo que le cogió de lleno el lado izquierdo de la cara. A pesar del contratiempo, continuó la lidia sin inmutarse (...). Este muchacho puede llegar a ser algo en el toreo si persevera en aprender y tiene afición. Los jóvenes 'Begoña' y 'Ramitos' pasaron el mal trago de ver marchar vivitos y coleando al corral a sus respectivos animales. El primero 'se conoció' después del fracaso y en el mismo ruedo se cortó la coleta. Es un rasgo de dignidad que debiera cundir entre los muchos jóvenes que se dedican a estos menesteres taurinos sin llamarles el Señor por tales derroteros. La tarde, de pura primavera, y la entrada, para ganar bastantes pesetas (firmado: Manolo).

Herido por imprudencia. Ayer, a las cuatro y media de la tarde, se encontraban jugando en el muelle de Churruca varios jovenzuelos. Uno de ellos, llamado Viriato López Rodríguez, de 18 años, se entretenía en hacer disparos con una pistola de las llamadas de salón. En un descuido que tuvo al disparar un tiro, hirió a su compañero Basilio Belaustegui, de 16 años, domiciliado en Bailén 29, 5º. Conducido a la casa de socorro del Centro, se le apreció una herida de arma de fuego con orificio de entrada y salida en la pierna izquierda, de pronóstico reservado.

Antes de tirar un sombrero de paja descolorido, ensáyese el Strobin (30 céntimos en droguerías y bazares).

Obreros en huelga. A las 12 de ayer abandonaron el trabajo en la fábrica nacional de radiadores enclavada en la jurisdicción de Baracaldo todos los obreros, para protestar de la detención de tres individuos de la misma fábrica, llevada a cabo el jueves, los cuales golpearon fuertemente al encargado causándole contusiones en la cabeza y en la espalda.

¿Quién hirió al francés? Ayer, a las once y cuarto de la mañana, fue curado en la casa de socorro del centro Juan Flamenco, de 28 años, soltero, natural de Francia, con domicilio en esta villa, Hernani 22, primero izquierda, de una herida inciso-punzante en el costado izquierdo, de pronóstico reservado. Interrogado que fue para que manifestase quién le había herido, Juan respondió que lo ignoraba, y, como no diese ningún detalle que aclarase el suceso, los municipales practicaron algunas gestiones para esclarecerlo. Del resultado de aquellas se pudo comprobar que Juan se acostó a las doce de la noche del jueves en completo estado de embriaguez y ya no volvió a salir de casa hasta que se sintió herido en el lecho, para ir a la casa de socorro. Los municipales que han intervenido en este asunto opinan que el súbdito francés debió tener alguna cuestión la noche del jueves y, como consecuencia de ello, bien pudo ser agredido y no advertirlo, debido al estado alcohólico en que se encontraba.

Genio pronto. En Zorroza, según se comunica al gobernador civil, fue detenido el sábado a las ocho de la noche Herminio Santibáñez, de 25 años y natural de Vitoria, que disparó tres tiros con una pistola marca Royal a Domingo Gaínza, de 18 años, natural de Ibarruri. Afortunadamente, los tiros no hicieron blanco. La causa de los disparos fue el genio un tanto vivo del agresor, a quien no agradó que interceptara el paso de su motocicleta el carrito que guiaba Gaínza.

Ha aparecido el cadáver del guarda. El día 16 del corriente dimos cuenta en estas columnas de la extraña desaparición del guarda jurado de los talleres de construcción de don Mariano Corral, Pedro Collantes. Recordarán nuestros lectores que Pedro Collantes, por una pequeña falta que cometió, anunció en cartas que dejó escritas que pondría fin a su vida arrojándose a la ría. Como lo pensó lo hizo, y el día catorce del actual el pundonoroso guardia se arrojó a la ría. Ayer a las siete y media de la tarde, el carabinero que presta servicio en el Campo de Volantín, en unión de un guardia municipal, advirtió que sobre las aguas de la ría flotaba el cadáver de un hombre (...). Pudo ser identificado con facilidad, comprobándose que era el del desdichado guarda jurado Pedro Collantes.

 

Fotos

Vídeos