Chapuzón otoñal a 30 grados en Bizkaia

Las buenas temperaturas han animado a los vizcaínos a darse un baño en la playa./Luis Ángel Gómez
Las buenas temperaturas han animado a los vizcaínos a darse un baño en la playa. / Luis Ángel Gómez

El 'veroño', que durará hasta el domingo, ha animado a los vizcaínos a acercarse a los arenales

EL CORREO

Los vizcaínos han vuelto a sacar el bañador y las chanclas gracias al 'veroño', ese otoño con rasgos propios de la época estival que desde hace algunos años nos impide hacer el cambio de armario antes de noviembre. Aprovechando las buenas temperaturas de hoy, los arenales han recibido hoy la visita de más gente de lo normal en estas fechas. Algunos, un poco precavidos, se han llevado una rebeca, pero eran los menos. Los demás, han vuelto a sacar el capazo de verano y la crema solar por eso de lucir moreno saludable.

Y podrán seguir haciéndolo todo el fin de semana, porque este veranillo ya no de San Miguel, que fue el 29 de septiembre, se alargará hasta el lunes. Si hoy las máximas han rondado los 30 grados, mañana y el domingo se establecerán en unos muy agradables 25 grados, según los expertos.

«Vienen unos días de altas presiones, estabilidad y viento sur moderado». Explica la meteoróloga de Euskalmet Onintze Salazar, quien recuerda que estos periodos que no parecen propios de la estación en que se producen, son muy típicos. «Al final, el paso de una estación a otra no se produce de la noche a la mañana, hay periodos de transición», indica. Ahora mismo, según detalla, estamos en pleno cambio... que nos regala algunos retazos de calorcito y sol. Pero, ojo, Salazar apunta que no nos dejemos engañar por las apariencias. «De noche ya hace frío y a primeras horas de la mañana, también...», desliza la meteoróloga, quien recuerda que «las noches son cada vez más largas y los días más cortos, lo que influye en las temperaturas».

El 'culpable' de este buen tiempo es el viento sur. «La presencia de un anticiclón sobre la zona de los Balcanes y la localización de una borrasca que se situará al norte de Escocia, producirá viento del suroeste en el País Vasco y en el Golfo de Bizkaia», explica Margarita Martín, delegada de la Agencia Estatal de Meteorología Aemet.

Llegada de un frente

Para mañana se espera que dicho viento irá girando hacia el sur y aumentará de fuerza sobre todo en la costa, donde al final de la jornada se pueden medir rachas de hasta 60 kilómetros por hora. En la mar, la situación será similar a la de la jornada anterior, aunque «subirá un poco la mar de fondo del oeste-noroeste, con olas de tres metros de altura», afirma la meteoróloga de Aemet.

Y para el domingo, más de lo mismo. Continuará el viento sur, con intensidad parecida a la del sábado por la mañana. No obstante, se espera que baje de fuerza por la tarde e incluso podría rolar bruscamente al oeste. La temperatura mínima será alta, como el día anterior, aunque los registros de las máximas bajarán dos o tres grados debido a la abundante nubosidad media y alta que se dejará sentir, lo que provocará un descenso de la insolación.

Las condiciones en la mar serán muy parecidas a las de jornadas precedentes. La borrasca situada en la zona de Escocia empujará una mar de fondo de noroeste, con una altura de olas de entre dos metros y medio a tres y medio.

A partir del lunes, sin embargo, se vislumbran ciertos cambios. Para la noche del lunes se anuncia la llegada de un frente que el martes hará que los cielos permanezcan cubiertos, con «chubascos, viento fuerte y racheado del oeste al noroeste y descenso brusco de temperaturas», concluye la delegada de la agencia estatal en el País Vasco. Para el resto de la semana, todo indica que se persistirá la inestabilidad.