Bizkaia se alía con Osakidetza para generar un sector de negocio vinculado a los mayores

Imagen del hospital de Cruces./SERGIO LLAMAS
Imagen del hospital de Cruces. / SERGIO LLAMAS

La Diputación se incorporará al instituto BioCruces para apoyar programas científicos

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

Euskadi comparte liderazgo con Japón en cuanto a esperanza de vida. De hecho, el 21% de la población tiene más de 65 años, en breve el 7% sumará más de 80 años y cada día dos vascos, la mayoría mujeres, se convierte en centenario. Ya no se trata sólo de sumar años, sino de hacerlo en buenas condiciones. Conscientes de ello, las instituciones han decidido aunar esfuerzos para satisfacer las necesidades de un colectivo que gana peso y, de paso, obtener un rendimiento.

Ese es el objetivo de la nueva alianza que han tejido la Diputación y el departamento vasco de Salud para desarrollar la denominada 'Economía Plateada', «porque juntos somos más fuertes», según ha destacado en su presentación el diputado general, Unai Rementeria. Acompañado por el consejero de Salud, Jon Darpón, el máximo responsable foral ha llamado la atención sobre el «reto» al que se enfrentan ambas instituciones: cambiar la visión sobre el envejecimiento para que, lejos de ser un problema, se convierta «en una enorme oportunidad» económica y social.

Detrás de esta estrategia se esconde el deseo de «alumbrar un sector industrial y de conocimiento para hacer la vida mejor a los mayores», ha dicho el diputado general, Unai Rementeria. «Y atender las necesidades del sector puede llegar a abrir un abanico importante de nuevos proyectos empresariales», ha apostillado Darpón. «Este convenio es un ejemplo de que la inversión en el sistema sanitario, además de influir directamente en la calidad de vida de la ciudadanía, también tiene un retorno económico para la sociedad», ha añadido.

Formación y big data

Los responsables instituciones han identificado tres vectores clave para fomentar la 'Economía Plateada', que supone la suma de todas las actividades económicas que satisfacen las necesidades de las personas mayores. El primero es la formación, centrada en nuevas profesiones adaptadas a las nuevas exigencias de atención o cuidado, y en soluciones tecnológicas y digitales que ayuden a transformar y conectar los sistemas de salud y social, la ingeniería biomédica y las tecnologías médicas. Además, la Diputación y el Gobierno vasco fomentarán la innovación para el desarrollo de telemedicina y teleasistencia e impulsarán la explotación masiva de datos. «Ambas administraciones somos grandes generadoras de datos en lo social y lo sanitario y queremos que esos datos generen valor», ha advertido Rementeria. «Recorremos un camino inexplorado, pero Bizkaia es un territorio pequeño que piensa en grande. Tenemos que intentarlo», ha insistido.

El diputado general ha aprovechado el acto para anunciar la voluntad de la institución foral de sumarse a la Asociación del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces-Bizkaia y apoyar económicamente iniciativas concretas, una decisión que ha aplaudido Darpón. «Es un centro de referencia en el ámbito de la investigación y al servicio de las personas. Merece mucho la pena».