«Un Bilbao universitario tiene que ser atractivo para que los titulados se queden a trabajar»