Bilbao subirá un 1,1% los impuestos en 2020, aunque congelará la tarifa del autobús

Una unidad de Bilbobus pasa por delante de la sede del Ayuntamiento. /IGNACIO PÉREZ
Una unidad de Bilbobus pasa por delante de la sede del Ayuntamiento. / IGNACIO PÉREZ

El Ayuntamiento niega que la organización de la Eurocopa vaya a recibir «un trato especial» en el pago de tasas por la utilización de San Mamés

XABIER GARMENDIA

Los bilbaínos tendrán que pagar de media un 1,1% más en impuestos y tasas municipales a partir del 1 de enero de 2020. Esta es la propuesta de modificación de la ordenanza fiscal que ha aprobado este miércoles la Junta de Gobierno del Ayuntamiento y que posteriormente ha transmitido al resto de grupos municipales. La actualización afecta a los principales tributos que deben embolsar anualmente los ciudadanos; entre ellos, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) –popularmente conocido como «la contribución»–, el de Plusvalía, y el de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Sin embargo, no supondrá incremento alguno en las tarifas de Bilbobus ni en el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD).

Así lo ha detallado la concejala delegada de Economía y Hacienda, Marta Ajuria, en una comparecencia pública para explicar la propuesta, que da inicio al trámite de presentación de enmiendas. Todo el proceso desembocará en la aprobación definitiva de la modificación en un pleno municipal ordinario antes de fin de año. Aunque en este camino se pueden introducir algunas correcciones, el grueso de la actualización tiene asegurada su aprobación gracias a la mayoría absoluta que suman PNV y PSE, los socios del equipo de Gobierno local. El incremento de un 1,1% de media es exactamente el mismo que se aprobó para el presente ejercicio, dentro de lo que la edil contempla como un ejercicio de «retención de la carga fiscal».

Esa subida media se percibirá de una forma algo más ligera en el pago del recibo del IBI. Para la práctica totalidad de los contribuyentes –concretamente, el 99,72%–, la actualización se quedará en el 1,06%. Dos son las principales novedades que se introducen en este gravamen. Por una parte, las plazas de aparcamientos municipales para residentes dejarán de embolsar un tipo incrementado, lo que supondrá un ahorro aproximado del 20%. Por otra parte, en lo que se refiere al recargo del 25% que el Ayuntamiento impuso a las viviendas vacías, quedarán exentas de su pago las personas mayores que hayan ingresado en una residencia de ancianos.

Una de las novedades más interesantes se refiere a las tarifas de la OTA, que subirán igualmente un 1,1%. Eso sí, la propuesta de ordenanza prevé una reducción del 50% en el coste del distintivo para residentes si la solicitud se hace 'online'. «Tenemos como objetivo potenciar un uso más intensivo de los servicios telemáticos municipales», ha razonado Ajuria. En cuanto a las tasas por los servicios prestados por el cuerpo de Bomberos, se incrementarán un 1,06%, aunque el montante se reducirá a la mitad en caso de intervenciones por desprendimientos de fachadas y tejados cuando no exista una póliza de seguros que cubra el siniestro.

Una vez presentada la propuesta inicial, los grupos municipales tienen un plazo de diez días hábiles para presentar las enmiendas, aunque la coincidencia de la Aste Nagusia ha llevado a retrasar el inicio de ese periodo hasta el próximo lunes, por lo que terminará el 6 de septiembre. Una de las dudas que ha suscitado el plan a EH Bildu es si se contempla algún tipo de beneficio o incentivo fiscal para la organización de la Eurocopa de fútbol, que celebrará en junio varios partidos en San Mamés con el consiguiente pago por el uso de un equipamiento público. A preguntas del grupo abertzale, Ajuria ha señalado que «en lo que respecta al Ayuntamiento, no hay ningún trato especial. Las tarifas son las que se aplicarán a todos los eventos que se desarrollen en la ciudad».