Bilbao recurre por primera vez a policías interinos para reforzar la seguridad en las calles

Los agentes han recogido su placa este viernes en un acto en la comisaría de Miribilla. /FERNANDO GÓMEZ
Los agentes han recogido su placa este viernes en un acto en la comisaría de Miribilla. / FERNANDO GÓMEZ

42 agentes temporales desempeñarán las mismas tareas que los funcionarios de carrera, una fórmula cuya legalidad está en el aire

XABIER GARMENDIA

Es un hecho inédito. Por primera vez en su historia, Bilbao cuenta con agentes interinos de la Policía Municipal patrullando sus calles. Tan solo un día después de aprobar una OPE con 150 plazas para el cuerpo armado, esta mañana el Ayuntamiento ha hecho entrega de sus placas a los 42 nuevos efectivos –31 hombres y 11 mujeres– que reforzarán durante un año las labores de vigilancia en el Servicio de Protección Vecinal.

Con esta medida desconocida hasta ahora en la capital vizcaína, el Consistorio pretende cumplir uno de los 35 puntos contemplados en el Pacto de Seguridad que todos los grupos políticos municipales suscribieron el pasado mes de marzo para tratar de combatir la delincuencia. En el acto celebrado en la comisaría central de Miribilla, el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro, ha subrayado que los nuevos agentes contribuirán a que haya «una Policía más cercana al vecino».

Más información

Con su incorporación, la plantilla del cuerpo asciende ahora a 789 efectivos, lo que arroja una cifra de un guardia urbano por cada 437 bilbaínos. Además, su ingreso sirve para rejuvenecer el cuerpo, una de las principales demandas de los sindicatos. La edad media se reduce hasta los 46 años y volverá a bajar en unas semanas con el ingreso de otros 80 efectivos que están ultimando su proceso de formación en la academia de Arkaute.

Del Hierro ha incidido en que los policías interinos «no van a ser tratados de una manera diferente». De hecho, desempeñarán las mismas tareas que los funcionarios de carrera, lo que les llevará a portar armas, una circunstancia que no siempre se da en agentes temporales de otros municipios de Euskadi. Otra de las diferencias respecto a ellos es que la bolsa de empleo por la que han sido seleccionados no depende del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco, sino del propio Ayuntamiento.

En todo caso, que no sean funcionarios fijos no significa que no hayan pasado previamente por una OPE. Todos ellos aprobaron la oposición celebrada en 2016, pero no alcanzaron la puntuación suficiente como para asegurarse una plaza fija. Antes de salir a las calles, han pasado por un curso de formación y un breve periodo de prácticas que, eso sí, es menor al que reciben aquellos que sí consiguen el puesto permanente.

En manos del Supremo

La adhesión de Bilbao a esta alternativa para cubrir vacantes llega en un momento especialmente delicado. Hace un año, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) consideró «ilegal» la contratación de cuatro agentes interinos en Santurtzi al concluir que las labores de autoridad solo las pueden ejercer funcionarios de carrera.

El caso está ahora en manos del Tribunal Supremo, cuyo dictamen sentará jurisprudencia para toda España. Si el fallo sigue la misma línea argumentativa, la fórmula quedaría derribada para siempre en todo el país. Fuentes del Ayuntamiento bilbaíno reconocen que el asunto está en el aire, pero confían en un desenlace favorable para sus intereses. No obstante, admiten que deberán acatar la sentencia sea cual sea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos