Bilbao se queda sin cuestas