Pleno municipal

Bilbao limitará la construcción de plazas de garaje para desincentivar el uso del coche

El alcalde, Juan Mari Aburto, con el teniente de alcalde, Alfonso Gil, en un receso del pleno de ayer. /Jordi Alemany
El alcalde, Juan Mari Aburto, con el teniente de alcalde, Alfonso Gil, en un receso del pleno de ayer. / Jordi Alemany

El pleno impulsa el Plan General que diseña para las próximas dos décadas el crecimiento de una ciudad más verde y más envejecida

Luis López
LUIS LÓPEZ

La semana pasada, en el congreso internacional de movilidad sostenible, SUM, que se celebró en Bilbao, el alcalde Juan Mari Aburto dijo varias veces que había que poner coto al coche. Que potenciar el transporte público está bien, pero esas medidas debían ir acompañadas de otras que desincentivasen el uso del vehículo privado. Ejemplos (esto no lo dijo él): peatonalizaciones, encarecimiento de la OTA, peajes urbanos... Y limitar la construcción de aparcamientos. Esta última sí la reveló ayer el concejal de Urbanismo, Asier Abaunza, durante el debate previo a la aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Era el acuerdo fundamental del pleno de ayer, y un paso decisivo para el futuro de la ciudad, porque en el documento se recoge la hoja de ruta para construir el Bilbao de dentro de dos décadas.

Lo que pasa es que la tramitación se inició en 2013 y su contenido ya se conoce: será una ciudad más envejecida pero con más espacios verdes, no se consumirá más suelo para vivienda sino que se reutilizarán parcelas industriales, en los nuevos planeamientos se combinarán usos residenciales con económicos y de esparcimiento... Todo más que conocido. Pero estamos en plena negociación, y se siguen añadiendo claves. Y Abaunza anunció que se van a recoger varias propuestas de EH Bildu y de Udalberri. Entre ellas, y proveniente de la formación morada, la limitación a la construcción de plazas de garaje en nuevos equipamientos y locales de oficinas.

La medida no está en el texto aprobado ayer, pero se incorporará en el que se va a votar el próximo mes de septiembre (el proceso no concluirá hasta dentro de más de un año). ¿De qué se trata? En la actual regulación, de 1995, se contempla que para edificios de oficinas debe reservarse un mínimo de una plaza por cada 80 metros, y un máximo de dos. En equipamientos, por ejemplo sanitarios, un mínimo de una plaza por cada cuatro camas, y un máximo de dos.

«No conozco ninguna ciudad que haya recabado tanto consenso social», se felicitó Asier Abaunza

Distintos modelos

Pues bien, teniendo en cuenta que hay un sistema de transporte público bastante eficiente, en los próximos meses se van a rebajar esos límites, aunque desde el Gobierno municipal no han avanzado en qué medida. Pero sí da fe de que la batalla contra el vehículo privado va en serio.

Esta aprobación inicial del PGOU ha salido adelante con el apoyo de los dos partidos gobernantes, PNV y PSE, y con el del PP. EH Bildu se abstuvo, lo que su portavoz, Aitziber Ibaibarriaga, ve como una especie de voto de confianza. Aunque la formación soberanista defiende «otro modelo de ciudad», aprecia que se hayan incorporado algunas de sus propuestas, y llama a trabajar «en los próximos meses» para afinar más el documento. Por su parte, Udalberri –se tuvo en cuenta alguna de sus propuestas– y Goazen han votado en contra. La portavoz de la formación morada, Carmen Muñoz, dijo que el plan no se ajustaba a las necesidades de la ciudad y no responde a retos como el envejecimiento de la población. Por su parte, Samir Lahdou hubiese preferido soluciones «radicales», y se refirió a experiencias en otros lugares con «ciudades bosque o ciudades jardín».