Bilbao e Iberdrola hacen votos por impulsar las energías limpias

Juan Mari Aburto e Ignacio S. Galán posan en el Ayuntamiento tras la reunión de este martes. /E.C.
Juan Mari Aburto e Ignacio S. Galán posan en el Ayuntamiento tras la reunión de este martes. / E.C.

El alcalde, Juan Mari Aburto, y el presidente de la firma energética, Ignacio S. Galán, se han reunido en el Ayuntamiento

EL CORREO

Una de las revoluciones pendientes, no sólo aquí, sino a nivel planetario, es la transición energética. Potenciar energías limpias, no contaminantes, que logren frenar el calentamiento global y el cambio climático. Bilbao lleva tiempo ondeando esa bandera: incluyendo cada vez más vehículos eléctricos en la flota municipal, impulsando la bicicleta de pedaleo asistido, organizando congresos sostenibles... De otro lado, una de las grandes empresas ubicadas en la capital, Iberdrola, tiene en su mismo ADN la lucha contra las emisiones de carbono.

Este martes, los máximos representantes de ambas instituciones se reunieron en el Ayuntamiento. El alcalde, Juan Mari Aburto, y el presidente de la firma energética, Ignacio S. Galán, mantuvieron un encuentro en el que el primer ejecutivo de la empresa «ha vuelto a manifestar su compromiso con la Comunidad Autónoma Vasca y en concreto con la ciudad de Bilbao» en su «apuesta por avanzar en una transición energética hacia una economía descarbonizada». La idea es impulsar las renovables, «así como la movilidad sostenible y el consumo descentralizado mediante el uso de redes inteligentes», según informó la compañía en una nota de prensa. También recordó su apoyo al servicio de préstamo de bicicletas Bilbaobizi y el hecho de que la compañía está dotando a Euskadi de la «infraestructura de recarga rápida de vehículo eléctrico más completa de la red que despliega en todo el territorio español».

Desde el Ayuntamiento mostraron su satisfacción por el encuentro y de manera especial por el compromiso «presente y futuro de la empresa con la ciudad». En un momento en el que los centros de decisión de las grandes multinacionales tienden a concentrarse en las principales urbes, mantenerlos en ciudades de tamaño medio como Bilbao es meritorio y fundamental para el empleo y la recaudación.